¿Vida después de la muerte?

Todos tenemos creencias diferentes, pero nada se ha probado.
¿Vida después de la muerte?

Gaby Sosa

Los seres vivos estamos sujetos a un ciclo continuo de vida y muerte, se dice que nuestra existencia es algo efímero. Pero, ¿es realmente así?

Numerosas creencias religiosas y filosofías proponen que no existe la muerte como desaparición del organismo, sino que reencarnamos o que una parte de nosotros (el alma o la conciencia) trasciende.

HIPÓTESIS CIENTÍFICAS
Si existe o no vida después de la muerte cabe tener en cuenta que aunque parezca algo universal, la muerte puede ser entendida desde diferentes perspectivas. Por ejemplo, en el caso de que existiera vida posteriormente a ella, dejaría de ser algo definitivo y finalista para pasar a ser una especie de lindar hacia la siguiente fase de la existencia. En caso contrario estaríamos hablando del final del ser y de la progresiva descomposición de lo que una vez fuimos.

BIOCENTRISMO: HIPÓTESIS CUÁNTICA
Una de las hipótesis científicas que barajan la posibilidad de la vida después de la muerte es, según Robert Lanza, el biocentrismo, que se basa en la física cuántica. De hecho, considera que la muerte es sólo un producto de la conciencia, una ilusión. Esta teoría implica que no es el universo el que forma la vida sino lo contrario, que la vida genera lo que consideramos la realidad.

Para apoyar esta teoría el autor tiene en cuenta los resultados de experimentos de doble rendija, que manifiestan que una partícula puede comportarse a la vez como partícula y como onda dependiendo de cómo se observe.

Lanza tiene en cuenta la teoría física de la posible existencia de universos múltiples. Teóricamente, nuestra muerte podría suponer el viaje de nuestra conciencia a otra dimensión o universo. La vida se considera algo contínuo de lo que no es posible salir.

TEORÍA DE LA REDUCCIÓN OBJETIVA ORQUESTADA
Esta teoría parte también de la física cuántica para considerar que la conciencia no es más que información cuántica programada de forma biológica en microtúbulos dentro de las neuronas. Tras el deceso dicha información únicamente vuelve al universo. También se ha usado esta teoría para intentar explicar las visiones que algunas personas parecen tener en experiencias cercanas a la muerte.

LA ECUACIÓN DE YURI BÉRLAND
Yuri Bérland es un estudiante ruso que ha creado una ecuación matemática en la que partiendo de la consideración de la vida como información y estando vinculada con el tiempo, ofrece como resultado una constante. Ello podría indicar que matemáticamente es posible considerar la vida como algo constante y que, por lo tanto, no tiene un final, si bien se trata de una hipótesis que aún no ha podido ser publicada.

HIPÓTESIS CONTRARIA A LA EXISTENCIA DE VIDA TRAS LA MUERTE
La mayoría de la comunidad científica considera que la muerte es el final, no habiendo pruebas de la existencia de nada más allá de ella. El sustrato neuroanatómico que permite la consciencia es el cerebro, lo que implica que tras el cese de su actividad ésta también deja de funcionar.

También se propone que las experiencias cercanas a la muerte y las sensaciones que manifiestan quienes las sufren son consecuencia de las alteraciones biológicas producidas al morir. La visión de luz o un túnel se asociaría al estrechamiento de la consciencia y la dilatación pupilar de una persona en sus últimos momentos y la captación de detalles puede deberse a la persistencia durante unos segundos del funcionamiento cerebral mientras el organismo deja de funcionar.