Advierte ONU riesgos en guardia nacional

Advierte ONU riesgos en guardia nacional

Contrapeso. La legisladora de Morena Tatiana Clouthier Carrillo se pronuncia en contra de un mando militar.

compupartes

Ciudad de México. El representante en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), Jan Jarab, afirmó que el modelo de la guardia nacional no responde a las recomendaciones internacionales en materia de derechos humanos.

La participación de las fuerzas armadas en tareas de seguridad no sería extraordinaria pues normaliza lo que debe ser excepcional y hace permanente lo que debe ser temporal e incumple una labor que debe estar suscripta a criterios, dijo al participar en el tercer día de las audiencias públicas para la creación de la guardia nacional, convocadas por la Cámara de Diputados.

Jarab indicó que la participación de militares en tareas de seguridad debilita los esfuerzos de construir y fortalecer a las policías civiles, que son las que el país necesita.

El comisionado sostuvo que la oficina que representa mantiene su preocupación basada en cuatro elementos centrales de la propuesta. El primero de ellos se refiere a que el dictamen no brinda garantías de no repetición ni permite inferir que no volverán a suceder las graves violaciones de derechos humanos cometidas por las Fuerzas Armadas en el pasado.

En segundo lugar mencionó el temor de que la fusión de la Policía Federal con las policías militares debilite los esfuerzos de construir y fortalecer a las corporaciones civiles.

Mencionó la preocupación por el impacto que en la investigación del delito y el sistema de justicia penal llegaría a tener la reforma, y finalmente la preocupación por la idoneidad y la efectividad de la medida propuesta para abordar la inseguridad.

“Desde que comenzó el despliegue de las fuerzas armadas en tareas de seguridad la violencia en el país se ha disparado, por lo que ésta no parece la forma idónea de lograr seguridad”, expuso.

Jarab dijo que estas preocupaciones se agudizan por la pretensión de consagrar el modelo en la Constitución.

El representante de la ONU señaló que también es cuestionable el hecho de que la guardia nacional mantenga una adscripción al ramo de la Defensa Nacional por un plazo máximo de cinco años, lo cual trastoca la línea inmediata de autoridad civil al inicio de su gestión.

“Coincidimos con los otros actores que han insistido que la guardia tendría que estar bajo mando directo civil”, dijo.

Destacó que es particularmente preocupante que se pretenda dar a la guardia nacional competencia para investigar delitos.

“Se estaría dando una nueva competencia a integrantes de las Fuerzas Armadas para realizar actos de investigación ante cualquier tipo de delito, sin que dichos actos pudieran ser materialmente controlados por la autoridad civil y sin que los integrantes de las Fuerzas Armadas rindan cuentas ante las autoridades civiles por las conductas desplegadas en la realización de estos actos”, advirtió.

Mencionó que la propuesta también abre la posibilidad de detener a una persona en instalaciones militares, contrario al objeto inicial expresado en la iniciativa.

Jarab añadió que la ley que regularía a la guardia nacional contendría mecanismos de evaluación, más no de rendición de cuentas, indispensables para inhibir la comisión de abusos y deslindar jurídicamente las responsabilidades.

Sostuvo que la ONU-DH reitera su invitación para que la definición constitucional referente a este cuerpo de seguridad se realice de manera pausada y reflexiva y en estricto apego a los compromisos internacionales de derechos humanos adoptados por el estado mexicano.