Enfermeras, líderes del cuidado humano

Enfermeras, líderes del cuidado humano

El evento del miércoles en el Polyforum de Cd. Victoria, fue presidido por Francisco García Cabeza de Vaca, gobernador del estado, acompañado por la Dra. Gloria Molina Gamboa, titular de la SST,  el Dr. Roberto Hernández Báez, delegado del IMSS y el Dr. Juan Manzur Arzola, Delegado del ISSSTE.

EL CEDRO

 

La enfermería empezó a practicarse de manera no profesional y no científica desde tiempos remotos.  Solo fue hasta que a finales del siglo XIX la inglesa Florence Nightingale (1820-1910), le dio un cuerpo formal al conocimiento y prácticas específicas de esta profesión con las que además realizó una reforma sanitaria radical en laorganización y mejoría de la higiene de las instalaciones de campaña para la atención de heridos.
Luego en 1952, con la obra de la estadounidense HildegardenPeplau, la enfermería adquiere un marco teórico filosófico y científico, que involucra la investigación, la docencia y la práctica, situándola definitivamente en el plano de otras profesiones de la salud como la de los médicos.
Actualmente la enfermería se define como el arte, ciencia y práctica profesional que tiene como objeto de estudio y trabajo: el Cuidado Humano.
La celebraciónel pasado 6 de enero del Día Nacional de la Enfermera, nos invita a reflexionar sobre esta profesión, que pese a ser públicamente homenajeada, la sociedad tiene todavía muchos pendientes para otorgarle y hacer efectivo el alto estatus que merece por su importante contribución en los sistemas de salud y a la sociedad en su conjunto. 
También no menos importante, es hacer una revisión de lo que es el “Cuidado”, como un paradigma que con el advenimiento de la medicina moderna científica, especializada y tecnificada,fue relegado frenteal del “Curar”, siendo que ambos forman una unidad indisoluble y tienen la misma importancia para la prevención de las enfermedades, la promoción y protección de la salud y de la vida humana.
La preeminencia que hoy debe tenerel Cuidado, sobre todo en modelos de atención primaria, es evidente si constatamos que aunque la ciencia y la tecnología médicas han logrado reducir radicalmente la mortalidad, no han podido contener al mismo tiempo, la morbilidad de personas  con enfermedades crónicas incurables, que demandan abundantes recursos para su atención en hospitales y tiempo infinito para el cuidado prolongado y permanente en sus domicilios.   
En esta situación ¿Quiénes tienen a su cargo esos cuidados? Por una parte, las mujeres que en cada familia consagran su vida en dar a sus seres queridos cuidados no profesionales y por lo tanto no pagados. Por otra parte, están las miles de enfermeras que cuidan o prestan otros servicios de salud a millones de personas sanas y enfermas en centros de salud y en hospitales comprometidos en cumplir con las metas de cobertura universal en salud.  
El hecho es, que las enfermedades crónicas con la complejidad de recursos que demandan y altos costos que implica atenderlas integralmente, podrían ganarle la carrera de la sostenibilidad financiera a los sistemas de salud, sin no se impulsa un definitivo fortalecimiento del paradigma del Cuidado (que por supuesto incluye la educación y práctica del autocuidado) y de la enfermería (escuelas y facultades en que se forman la enfermeras con perfil que hoy es necesario; desarrollo académico, educación continua, salarios profesionales, mejora de sus ambientes laborales; participación en la formulación de políticas públicas en salud y en la toma de decisiones de las instituciones de salud en que trabajan como docentes, investigadoras, administradoras y prestadoras de servicios personalizados y grupales).   
Pero la importancia del Cuidar, no es solo de los tiempos actuales. Desde su origen hace unos 300 mil años, el hombre como especie (homo sapiens sapiens) se ha caracterizado por algunos rasgos y capacidades específicas que le dieron ventajas sobre otras especies para sobrevivir y convertirse en la más exitosa de todas ellas. Al carecer de garras, colmillos, velocidad y fuerza como los otros animales que los rodeaban, se vieron obligados a desarrollar su inteligencia, su sentido de acción como grupo organizado y su capacidad de crear cultura (desarrollar herramientas, un lenguaje y conocimiento). Cualidades que les permitieron depender más de la cooperación, apoyo mutuo y pensamiento racional, que solo de los instintos básicos.
Para el crecimientode un cerebro que sustentara operaciones mentales superiores como la inteligencia, la naturaleza prolongó su etapa infantil por varios años, durante los cuales eran totalmente vulnerables y dependientes de una madre que los criara y educara, y de un padre que los protegiera. Además siendo tan débiles comparativamente, defenderse de los depredadores y aún volverse cazadores, requería de una cualidad humana especialmente desarrollada: el instinto y la capacidad de cuidarse unos a otros.
Así el Cuidado Humano, no es solo una categoría definida por la filosofía y la ciencia, o un constructo social como dicen los sociólogos; sino sobre todo un rasgo distintivo de nuestra humanidad y la mejor “herramienta” que desarrollamos, en nuestra evolución como especie, frente a las amenazas del vivir humano.
Para el filósofo alemán Martin Heidegger, el cuidado es algo más profundo que un eficaz recurso para sobrevivir,  pues significa la conciencia del ser humano acerca de su existencia en el continuo tiempo-espacio en el que vive. De esta manera,la existencia humana “se revela como cuidado del propio ser, a través de la procuración, de la cura, el ansiar la vida y la subsistencia en el presente y el futuro”. Heidegger señaló que antes y como condición de cualquier actividad humana está el Cuidado.
Pero más allá de los aspectos históricos del surgimiento de la enfermería y de las consideraciones biológicas y filosóficas de su objeto de trabajo (el Cuidado). Podemos concluir que la labor profesional de la enfermera tiene la  finalidad de proporcionar el máximo nivel de bienestar hasta el último memento de la vida del ser humano; que su rol social es prestar los servicios de cuidado a la persona o/y a los colectivos); y organizar el trabajo del cuidado en el seno de los equipos interdisciplinario de salud de instituciones, empresas y organizaciones sociales en que se encuentre, todo ello desde un enfoque científico, social y profundamente humanista.
Por todo esto, ¿quién puede escatimarle el más amplio reconocimiento, admiración, gratitud y afecto a estos ángeles de uniforme blanco?  Desde el domingo están siendo festejadas las enfermeras en eventos oficiales como el realizado en la CdMx, el lunes 7 por el Secretario de Salud, doctor Jorge Alcocer Varela en el Auditorio uno de la Unidad de Congresos del Centro Médico Nacional Siglo XXI, en el que afirmó que las enfermeras serán  un factor fundamental en el proceso de desarrollo de la política de salud del nuevo gobierno federal.
Por otra parte,en Tamaulipas la Secretaria de Salud del Estado, está realizando un ciclo de eventos conmemorativos del Día de la Enfermera, en Tampico, Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros y Victoria,para reiterar el reconocimiento y el apoyo gubernamental a las 10 mil 300 enfermeras y enfermeros tamaulipecos que trabajan en los diversas hospitales , centros de salud y clínicas de las instituciones de salud
El evento de hoy miércoles en el Polyforum de Cd. Victoria, fue presidido por el Lic. Francisco García Cabeza de Vaca, gobernador del estado, acompañado por la Dra. Gloria Molina Gamboa, titular de la SST, sus subsecretarios, así como por  el Dr. Roberto Hernández Báez, delegado del IMSS, el Dr. Juan Manzur Arzola, Delegado del ISSSTE. Estuvo presente también el Dr. Xicoténcatl González Uresti, presidente municipal de Victoria.
Los mensajes estuvieron a cargo del gobernador del estado quién elogió el trabajo que realizan las enfermeras de Tamaulipas y le entregó reconocimientos por alto desempeño a la enfermera intensivista Leticia Sustaita Nieto  y a Ana Cristina de la Rosa Medina, enfermera especialista en Salud Pública.
El Dr. González Uresti, quien fue director del Hospital General también destacó la constancia de la calidad y calidez con que las enfermeras siempre cuidan a las personas que las necesitan, como fue el caso de su Sr. padre quien según relató, estuvo internado recientemente en ese hospital. 
Finalmente, la Dra. Molina Gamboa ofreció un desayuno a las enfermeras asistentes al evento, amenizándolo con una rifa de premios y regalos.
Se trató de una gran fiesta que hizo un paréntesis en la laboriosa y generosa vida de estas profesionales de  salud a quien tantos debemos tanto.
¡Felicidades a todas las enfermeras en su Día!
“Salvas una vida, eres héroe, salvas muchas vidas,
eres enfermera”