Candidaturas 2019



 

Para la renovación del Congreso del Estado en Tamaulipas, en una elección a realizarse el 2 de junio, los partidos políticos tienen que aplicarse a fondo desde éste momento.

Son tres los institutos que se visualizan con posibilidades de dar pelea en la contienda: MORENA, PAN y PRI.

En el caso de MORENA, aun que ahora tiene solo una diputación plurinominal en el Congreso tamaulipeco, con María de la Luz  del Castillo Torres, tiene amplias posibilidades de crecer.

La razón, tienen el poder en el Gobierno Federal que preside Andrés Manuel López Obrador con el control de las Cámaras de Senadores, Diputados Federales, y  en la entidad, las Delegaciones Federales.

Aunque por ahora van cuatro nombres de delegados y ninguno es de filiación morenista,  si tienen relaciones que les comprometen con esa causa.

Se trata de Ricardo Ortiz Estrada de la SCT; Gustavo Hinojosa Cuéllar de CONAGUA; Eduardo Martínez Bermea, del ISSSTE y Sergio Zertuche Romero en el IMSS.

Los dos últimos tienen relación estrecha con legisladores morenistas, Martínez  con el Senador Américo Villarreal Anaya, en tanto que Zertuche, con el Diputado Federal por Reynosa, su tío Armando Zertuche Zuani.

Mientras que en el caso del PAN; que tiene la mayoría en la Cámara Local de Diputados, además de la gubernatura y ´más de 30 alcaldías, busca repetir la historia en el Congreso Local, pues cualquier otro resultado le aniquila para la sucesión gubernamental.

Así es que ese partido donde despacha como dirigente estatal el matamorense Francisco Elizondo Salazar,  realiza el análisis de los nombres de las mujeres y varones que irán a la contienda como candidatos.

Los nombres van y vienen, suben y bajan, pues están en la etapa de medir las reacciones de los panistas y de los electores en general, pues deben ir con las mejores cartas para evitar sorpresas.

Y es que será una contienda mucho más vigilada por los actores políticos del centro, de tal forma que las estrategias y acciones de suma que se hicieron en el pasado reciente, no serán tan fáciles y deberán de cambiar.

El tercer actor es el PRI, que tiene a su favor el desencanto que existe de la sociedad en los partidos gobernantes tanto a nivel federal, estatal o municipal,  de tal suerte que pueden convertir esa situación en una bandera.

Y es que en el Congreso el tricolor tiene 11 de las 36 diputaciones, 5 de mayoría y 6 plurinominales. Habrá que ver  como se da el proceso de selección de candidatos y si postula realmente a sus mejores hombres y mujeres.

Sin embargo, habrá que esperar si juegan solos o se van en alianza con alguno de los partidos fuertes en determinados distritos.  

En el caso de MORENA, ayer se hizo pública la convocatoria que marca los plazos de las solicitudes de registro el 11 de febrero en casos de candidatos de mayoría y el 18 de febrero para los plurinominales.

Habrá que ver el trabajo que realicen Enrique Torres Mendoza dirigente estatal y José Antonio Leal Doria, Presidente del Consejo, pues  poca actividad previa se ha desplegado, de tal forma que los nombres de aspirantes son un enigma.

El 16 de febrero serán las 22 asambleas distritales para valorar los perfiles y si hubiese más de 4 solicitudes se irán a encuesta.

Si MORENA y sus dirigentes no dan la apertura suficiente en los municipios y regiones de Tamaulipas, como lo dicen sus spots publicitarios de inclusión y afiliación, podría enfrentar dificultades en los resultados.

Sus estructuras partidistas son pobres y su modus operandi muy cerrado. Ya sin AMLO en la boleta, la situación será diferente. Y no siempre vendrán los emisarios del centro Molina y Rojas a salvar la causa.

  Tiempo de apertura en MORENA de Tamaulipas; de democracia interna para el PRI, ya sin el tutelaje de ex gobernadores; y de rectificar políticas públicas y sensibilidad, para el PAN.

De ello dependerán sus resultados. 

Las urnas son un referéndum para el grupo en el poder estatal en ésta elección intermedia.

Está en juego la segunda mitad del periodo.