AMLO y Cabeza son inocentes



 

Dos temas jurídicos llenan los espacios de los medios para exhibir al Presidente de los Mexicanos y al gobernador de Ustedes. En ambos casos se nota claramente la injerencia de terceras personas que suponiendo hacerles un favor, terminan por ventilar públicamente los acuerdos en lo oscurito de parte de quienes se supone deben de ser imparciales.

El tema de Rosario Robles es además el referente natural de lo que ha significado la corrupción gubernamental, nadie en su sano juicio puede alegar lo contrario, esto que fue una investigación periodística que llegó a los tribunales, es el ejemplo más claro de lo que significa la impunidad.

Al menos hasta ahora se ve claro una acción contundente contra el pasado régimen, (sin que me acusen de defensor o de sarcástico), solo empañada por la relación del juez asignado por lotería al caso, que resultó ser sobrino político del señor de las ligas.

Y como para muchos el caso es político, pues se vio mal que fuera tan obvia la relación familiar del juzgador con las víctimas directas de aquel escandalo conocido como los “Video Escándalos”.

Sin embargo no creo que el hombre más informado de México se haya dado cuenta de ese conflicto de intereses, pues resulta meramente circunstancial el hecho, ya que en nada afecta el procedimiento pues está confirmado que en México, los jueces jamás actúan por encargo, pues su experiencia laboral y el ejemplo que siempre han brindado es el de el apego a la justicia.  (Aquí debería de poner ¡He Dicho! Pero creo que sería demasiado).

El Presidente de la República tiene muchos asuntos importantes que atender como para distraerse en venganzas jurídicas, solo para lograr una foto tras las rejas de una importante ex perredista, que además heredó de él la jefatura de gobierno del ex Distrito Federal.

Más bien creo que fue una sorpresa para el hombre más poderoso de México, pues lo que observaron los periodistas en la Rueda de Prensa “Mañanera” al día siguiente del encierro, no fue una sonrisa sádica, sino más bien una sonrisa nerviosa, producto de algo que en verdad lo sorprendió y bastante. (Espero no se note mi sonrisa sardónica).

Algo similar pasa en Tamaulipas, a espaldas del gobernador de Ustedes, desde la Fiscalía General del estado, alguien  que responde al nombre de Satan-ael o algo así, (la verdad no sé cómo se escriba su nombre), se le ocurrió contratar a dos ingenuos para que a cambio de 500 mil pesos para cada uno, se adjudicaran la muerte del compañero periodista de Nuevo Laredo Carlos Domínguez.

Uno de los ingenuos ya no aguantó mas y decidió poner en evidencia al sistema judicial de nuestro estado, que tras la llegada del Fiscal Carnal, Irving Barrios Mojica, se implementaron aquí las practicas aprendidas en Michoacán, esas en las que se fabrican delitos, se inventan conjuras y de paso, nada más de paso, se cobran viejas afrentas.

A fin de cuentas, el objetivo se cumplió, el sobrino del supuesto autor intelectual que está en prisión, no contendió para buscar la Presidencia Municipal y volvió a ganar el PAN, sí, el partido del gobernador.

Al igual que AMLO, seguramente el gobernador de Ustedes tampoco estaba enterado de las triquiñuelas de su área de Procuración de Justicia, pues sus continuos viajes por el territorio tamaulipeco, no le deja tiempo para atender nimiedades, ya que un asesinato de un periodista, no es algo que valga la pena investigar bien.

Además de que el hecho en el que se involucrara a cuatro periodistas en el ilícito, es algo que no tiene para él la menor importancia, pues el oficio del periodismo es como un cáncer al que hay que extirpar de cuajo.

¿Acaso puede pasar por la mente que un gobernador sepa todo lo que sucede en su estado?

¿Acaso alguien puede pensar que el gobernador sea vengativo?

¿Acaso puede un gobernador controlar todos los casos de corrupción de cada uno de sus empleados?

¡No verdad!

Por ello, solo por ello, soy un firme convencido de que el poder en nuestro país es limitado, (por favor no le antepongan una i a la última palabra que escribí), me queda claro, suficientemente claro que AMLO Y CABEZA SON INOCENTES.

 

www.optimusinformativo.com                           

optimusinformativo@gmail.com