Antigua Aduana Marítima de Tampico

Antigua Aduana Marítima de Tampico


Es un edificio de estilo inglés, su construcción comenzó en 1896, Don Porfirio Díaz encargó personalmente los planos a la Compañía de Ferrocarriles Centrales Mexicanos. Se dice que Porfirio fue quien eligió el diseño, el edificio fue inaugurado el 16 de octubre de 1902 por el mismo Porfirio.

Los materiales con los que se construyó la aduana constan de elementos prefabricados de hierro fundido con ladrillos traídos de Inglaterra, las elegantes y esbeltas columnas fueron fabricadas con hierro colado proveniente de Francia, cuyos capiteles son compuestos (jónico y corintio); los enrejados de las ventanas y los barandales son de hierro forjado, también de origen francés. Las ventanas, puertas y elementos de madera provienen de Lousiana, E.U.A.

Los pisos son de granito pulido con figuras geométricas formadas por bronce incrustado en el mismo granito. Aún conserva el estilo decorativo de su época: las tres puertas de acceso fabricadas en madera, las columnas y escaleras de hierro colado.

En el vestíbulo se localizan las escaleras, las cuales están flanqueadas por columnatas de bronce y barandales europeos; en el primer descanso se encuentra la representación del escudo nacional en tiempos del porfiriato, el cual está hecho con mosaico veneciano. La aduana consta de un techo a dos aguas, rematado con frontones con un ojo de buey al centro y hermosos arcos que contrastan con la arquitectura del edificio.

Recorrer sus pasillos es una grata experiencia ya que desde ellos se tiene una magnífica vista del puerto y el río Pánuco, así como la Plaza Hijas de Tampico. Asimismo, a dos calles de la Aduana se encuentra la Plaza Libertad, hoy conocida por los tampiqueños como Centro Histórico, la cual es única en toda la República Mexicana.