compupartes

¿Qué hace tu cuerpo mientras duermes?

09/04/2018

¿Qué hace tu cuerpo mientras duermes?

Cuando apagamos la luz y nos rendimos al sueño arranca un proceso bastante relevante.


Por: Agencias.

Con el ritmo de vida actual actual, cada vez más ocupados, dormir puede
parecernos bastante improductivo, pero solo porque no estés despierto,
no significa que no estén pasando cosas en tu cuerpo. Además, recuerda que descansar es básico para que puedas rendir cada día en
todas tus actividades.

Durante esas 6, 7 u 8 horas diarias de sueño pasamos por diferentes etapas
de sueño en las que ya conocemos que si nos despertamos durante
la primera etapa sentiremos que no hemos dormido nada en absoluto.
Justo en esta etapa es cuando es más fácil que nos despertemos. Los músculos se relajan y comienza el movimiento ocular lento.

La segunda etapa es lo que Philip Gehrman, profesor asistente
de psiquiatría de la Universidad de Pensilvania (EUA), afirma que es el
"sueño promedio", donde pasamos la mitad de la noche. En esta etapa
las ondas cerebrales son lentas -con algunas variaciones rápidas- y tanto
nuestro ritmo cardiaco como la presión arterial se vuelven más lentas
e irregulares. 

Esto significa que, durante gran parte de la noche, el corazón
y el sistema vascular está recibiendo un muy necesario descanso,
lo que podría ayudar a explicar los muchos beneficios cardiovasculares
de dormir.

Así, en resumidas cuentas en esta segunda etapa: nuestra respiración
y el latido de nuestro corazón se vuelven regulares, la temperatura
del cuerpo desciende, perdemos la sensación del lugar en el que nos
encontramos, las ondas cerebrales se vuelven más lentas y el
movimiento de los ojos cesa. Un poco más tarde, la presión arterial
cae y los músculos se relajan aún más.

La tercera etapa es nuestro sueño más profundo, y es cuando nuestras
ondas cerebrales se transforman en ondas restaurativas, lentas y de
gran amplitud. Prácticamente la mayoría de nuestras funciones corporales
se ralentizan durante este tiempo y nuestros cuerpos comienzan a repararse.
La energía se restaura.

El sueño REM es donde experimentamos sueños vívidos. Algunos
expertos suelen llamarlo "sueño paradójico" porque el cuerpo está fuera
de combate mientras el cerebro se ilumina como si estuviéramos
despiertos. Y, sí, durante este tiempo también experimentamos un movimiento ocular rápido (que le da su nombre a esta etapa, rapid eye
movement, REM). Algunos músculos están paralizados y la respiración
y la frecuencia cardiaca pueden variar mucho.

En esta etapa se produce la liberación de hormonas. Así, por ejemplo,
según la Red de Salud Hormonal, a medida que nos dormimos -aunque
los expertos aún no están seguros de exactamente cuándo-, el
sistema digestivo provoca que las hormonas llamadas leptina (que inhibe
el hambre) y ghrelina (que estimula el hambre) se equilibren. 

En el caso de que no durmamos lo suficiente, este equilibrio puede alterarse, lo que explicaría por qué las personas con insomnio ven afectado
su apetito. Finalmente, en esta etapa nuestro cerebro también bloquea los recuerdos y archiva la información que absorbió el día anterior.

Aunque no siempre es posible dormir de las 7 a 10 horas recomendadas
cada noche por algunos expertos, al menos ahora podemos apreciar lo que sucede cuando lo hacemos.






Últimas Noticias

La curiosa vida de Pancho Villa

Durante toda su vida defendió los derechos de los campesinos haciendo frente a los abusos de los terratenientes

Tradiciones de boda en el mundo

Enviar un trozo de pastel por correo como muestra de agradecimiento 4s una de tantas curiosas tradiciones

La virgen María que llora aceite

Aunque los especialistas lograron determinar de qué estaba compuesto el líquido, por el momento

Calor extremo saca a la luz extraños círculos de una civilización antigua

Durante la edad del Hierro las construcciones en Gales estaban rodeadas por zanjas que servían de línea defensiva contra potenciales invasores

Joven se transformó en 'Momo' y aterró miles

La moda del 'momo' en WhatsApp ha traspasado fronteras y redes sociales, donde jóvenes hacen de todo para comunicarse con el ente aterrador