Exorcizan religiosos ¡por celular!

El número de posesiones demoniacas ha aumentado durante los últimos años
Exorcizan religiosos ¡por celular!

Asistentes al curso organizado por el pontificio Ateneo Regina Apostolorum de Roma se toman una fotografía.


Roma, Italia (Agencias).- Los exorcistas del siglo 21 distan mucho de la silueta negra con sombrero y maleta entre la neblina a la que estamos acostumbrados.

Ernest Simoni, cardenal de Albania, sorprendió recientemente al revelar que llevaba a cabo cuatro o cinco exorcismos diarios... ¡a través de su celular!

"Me llaman, hablamos y así es como lo hago", afirmó Simoni, de 89 años, quien agregó que recita las plegarias en latín a distancia tal y como lo haría en persona.

El cardenal hizo las declaraciones durante el último curso sobre exorcismo organizado por el pontificio Ateneo Regina Apostolorum de Roma, en el cual participaron 250 expertos de 51 países diferentes.

Entre ellos estaba el padre Luis Ramírez Almanza, sacerdote mexicano de los legionarios de Cristo, quien discrepa con su compañero albanés.

"El cardenal Simoni habló de orar por teléfono y orar conjuntamente con la gente que está a distancia, algo que no es propiamente un exorcismo en sentido estricto", aseveró.

Ramírez indicó que cuando se cumple un exorcismo es recomendable que haya cuatro o cinco personas presentes listas para sujetar a la víctima.

"Por tanto, cuando se ora con alguien por teléfono, se debe tener la certeza de que la persona no entrará en trance, pues el exorcista luego no podrá gestionar la situación ni llevar a cabo completamente todo el ritual", argumentó.

Aunque no existen cifras oficiales disponibles, funcionarios de la iglesia católica aseguran que el número de posesiones demoniacas ha aumentado durante los últimos años.

"Más allá de las imágenes cinematográficas que todos conocemos, el exorcismo es un ritual de plegarias que viene utilizado cuando es necesario alejar toda presencia diabólica e influencia extraordinaria del demonio", explicó el padre Francois Dermine.

"Después de un examen de conciencia inicial, con varias lecturas bíblicas y del Evangelio, el proceso inicia a través de una serie de oraciones que invocan la acción de los santos para liberar a una persona", añadió.

Este clérigo de origen canadiense, exorcista en activo y profesor de teología del convento de Santo Domingo en Bolonia, destacó que el ritual originario de esta práctica se remonta a las escrituras más antiguas del cristianismo.

Sin embargo, después de una primera actualización ocurrida en 1998, actualmente se utiliza una versión más moderna traducida en varios idiomas y no solamente en latín.

El curso, explicó el padre Ramírez, estuvo dirigido a todo sacerdote o laico que desea formarse, profundizar o investigar este ámbito, abarcando varios aspectos de orden teológico, antropológico, cultural, etc., pues el mal se puede manifestar en distintos modos.