Evita usar popote, por la salud de tus dientes

Evita usar popote, por la salud de tus dientes

Un estudio revela que no es solo importante lo que comemos y bebemos, sino también cómo lo hacemos.


Un equipo de investigadores del King’s College London de Reino Unido
buscaba descubrir qué alimentos y bebidas ácidas son las más perjudiciales
para la erosión dental y si la forma en que los consumimos tiene algún efecto. 

El estudio ha sido publicado en British Dental Journal. La erosión dental puede ocasionar decoloración, sensibilidad e incluso pérdida de los dientes. Una de las causas es la presencia de ácidos en nuestras comidas y bebidas, y los refrescos y los zumos de frutas se encuentran entre los principales ofensores. Aunque algunas personas que consumen tales alimentos no experimentan erosión dental. Esto plantea una pregunta: ¿cómo afecta el consumo de ácidos alimentarios nuestro riesgo de erosión dental? Para averiguarlo, los investigadores se basaron principalmente en los datos de un estudio previo, que incluyó 600 adultos. De estos, 300 tenían erosión dental grave, mientras que los 300 restantes no.

Solicitaron a los sujetos que informaran acerca de su frecuencia, momento y duración del consumo de ácidos. Además, se les pidió a los participantes que informaran sobre cualquier hábito relacionado con beber antes de tragar bebidas ácidas, por ejemplo, tomar bebidas calientes o usar popote. Los investigadores también analizaron los datos de otros estudios para determinar cuáles son los peores alimentos y bebidas para la erosión dental.

Como era de esperar, el análisis reveló que los alimentos y bebidas ácidas representaban el mayor riesgo de erosión dental. El equipo descubrió que el riesgo de erosión moderada o severa de los dientes era 11 veces mayor para los adultos que tomaban bebidas ácidas dos veces al día, particularmente cuando se consumían entre comidas, en comparación con aquellos que consumían dichas bebidas con menos frecuencia.

Los investigadores descubrieron que agregar aromas de frutas a las bebidas, por ejemplo, agregar limón al agua caliente, las hacía tan ácidas como el refresco.

Además, se descubrió que el refresco sin azúcar era tan erosivo como el endulzado con azúcar, y que las bebidas calientes tenían un mayor potencial erosivo que las frías.

Cabe destacar que los científicos descubrieron que no era importante el tipo de alimentos y bebidas, el estudio reveló que el riesgo de erosión de los dientes aumentaba al beber con popote o aguantando el líquido en la boca antes de tragarlo.