Así consiguen asearse los gatos con cada lengüetazo

La lengua de los gatos está cubierta de espinas puntiagudas llamadas papilas, cuya función precisa era un misterio
Así consiguen asearse los gatos con cada lengüetazo

Si no se asean se llenan de pulgas y otras enfermedades.


Los gatos domésticos duermen una media de 14 horas al día, pero cuando están despiertos emplean hasta un cuarto de su tiempo en lamerse para eliminar las pulgas, los restos y refrescar el pelo que recubre su cuerpo.

Sus lenguas están cubiertas de cientos de espinas puntiagudas curvadas en la misma dirección llamadas papilas, que son las responsables de darle un tacto tan áspero a la sinhueso. Según un estudio publicado esta semana en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, estas finas estructuras contienen una cavidad vacía en la punta que desempeña un papel clave en el aseo felino.

“Ya se había estudiado antes cómo aumenta la cantidad de pulgas si los gatos no se asean y ya había estudios microscópicos de las papilas. Pero nosotros hemos sido los primeros en descubrir que las papilas tienen un hueco que está involucrado en los lametones”, declara el investigador David Hu, coautor de este trabajo.