Polémica entre Inteligencia Artificial y médicos

Reino Unido. Molestia ha provocado en el gremio médico el hecho de que un programa informático se pretenda usar para emitir diagnósticos que sus creadores consideran tan exactos como los emitidos por un especialista.
Polémica entre Inteligencia Artificial y médicos

El RCGP también critica la elección de las preguntas introducidas por Babylon en el software para el experimento.


Un programa informático que presume de ser tan eficaz como un médico en el diagnóstico desató en el Reino Unido una polémica sobre hasta qué punto el sistema de salud público -muy justo de dinero- puede confiar en la inteligencia artificial.

La compañía británica Babylon, especialista en inteligencia artificial y que trabaja con el Servicio Nacional de Salud (National Health Service, NHS), afirma haber desarrollado un programa con mejores resultados que los médicos en un test.

El software, integrado en una aplicación digital, invita al usuario a describir sus síntomas en una conversación por escrito parecida a mensajes de texto; luego propone un diagnóstico.

La empresa sometió el programa a la batería de preguntas que se suele formular a los estudiantes de medicina y que elabora el Royal College of General Practitioners (RCGP), el organismo profesional que representa a los médicos generalistas en el Reino Unido.

El software obtuvo un 81% de respuestas correctas en su primera prueba, cuando la nota promedio de los futuros médicos fue de 72% durante los últimos cinco años, según Babylon.

Un resultado “histórico”, se congratula Ali Parsa, fundador de la empresa, durante una presentación en Londres esta semana.

Con esta innovación, “la humanidad da un paso importante hacia un mundo en el que nadie se verá privado de consejos de salud seguros y precisos”, declaró.

Para Andrew Goddard, médico del NHS y presidente del Royal College of Physicians (RCP), una organización internacional que reúne a 34,000 médicos, la inteligencia artificial es “el futuro”.

“La medicina necesita implicarse en esta vía”, declaró en la presentación celebrada en los locales del RCP.

‘Statu quo desfasado’ 
El Royal College of General Practitioners desaprueba, no obstante, la iniciativa y las conclusiones de la empresa.

“Ninguna aplicación, ningún algoritmo podrá nunca hacer lo que hace un médico generalista”, afirma Martin Marshall, vicepresidente del RCGP.

“Las máquinas son máquinas, los médicos son profesionales altamente formados y entrenados. Los dos son incomparables, una máquina puede ayudar a un médico, pero nunca podrá sustituirlo”, asegura.

El RCGP también critica la elección de las preguntas introducidas por Babylon en el software para el experimento.

Mobasher Butt, director médico de la empresa, replica acusando al RCGP de apoyar un “statu quo desfasado” en provecho de unos cuantos médicos generalistas.

La compañía sostiene que su objetivo es “convertir el servicio de salud en accesible y asequible, al alcance de todas las personas del planeta”.

Selección de pacientes
En septiembre, Babylon lanzó una aplicación destinada a los pacientes del NHS. Actualmente la usan 50,000 personas.

La empresa reivindica asimismo dos millones de usuarios en Ruanda con su aplicación digital de salud bautizada “Un médico al alcance de la mano”. Y trabaja con dos pesos pesados del sector -Samsung y Tencent- para ampliar la oferta y desplegarse en otros continentes.

“Creo que estamos a punto de hacer por la salud lo que Google, por ejemplo, hizo con la información”, estima Ali Parsa.

El fundador de la empresa pide a la comunidad médica que comparta la alegría por el desarrollo de la inteligencia artificial porque ayudará a reducir los costes.

El RCGP afirma que Babylon “selecciona” a sus pacientes y “deja a los servicios de medicina general tratar los casos más complejos”.

“La forma en la que se usa -añade, no obstante- corre el riesgo de desacreditar y socavar los servicios de medicina general tradicionales”.