¡Cuidado con ese coche! La tecnología que te avisa de los peligros viales

¡Cuidado con ese coche! La tecnología que te avisa de los peligros viales


Como casi todos los comportamientos derivados del uso de las nuevas tecnologías, ya cuenta con nombre propio: síndrome del smartphone zombie. Seguro que los has visto cruzar la calle ajenos al tráfico o incluso conduciendo un vehículo mientras se afanan en ver la última actualización de sus contactos en redes sociales.

Puede que hasta tú hayas estado a punto de chocarte con una farola mientras ibas a responder un mensaje. Y es que, por mucho que haya avanzado la tecnología, seguimos teniendo solo dos ojos y una capacidad de atención limitada. Sin embargo, esos mismos terminales que tanto nos distraen podrían ser también el remedio para nuestros males.

Esa es la idea que hay detrás del proyecto tecnológico desarrollado en la Universidad Purdue en Indiana (EEUU) y que consiste en aprovechar los sistemas urbanos de CCTV para que, además de recoger imágenes de lo que sucede en la calle, puedan avisar también a los peatones. Un paso más hacia la ciudad inteligente.

Hasta ahora los teléfonos se comunicaban en Internet a través de direcciones IP y MAC, que son la firma identificativa única del dispositivo. De hecho, el crecimiento exponencial de teléfonos y ordenadores ha llevado a revisar progresivamente el protocolo IP para dar acomodo a las nuevas máquinas. Sin embargo, en medio de la calle, es muy difícil saber qué IP corresponde a cada peatón en caso de que sea preciso enviarle una notificación específica. Hacía falta idear una manera de llegar a esos móviles sin conocer su dirección IP exacta. A tal fin, los investigadores han creado un nuevo protocolo de comunicación denominado direccionamiento privado humano o private human addressing (PHADE, por sus siglas en inglés). Cuando una persona entra en el campo de visión de la cámara, esta genera una dirección única basada en sus gestos.

A continuación, se emiten paquetes de información que se retransmiten a la zona. El receptor, que debe tener instalado el sistema PHADE, lleva esa misma firma basada en sus propios movimientos por lo que, cuando ambas coinciden, salta la notificación en su móvil. Esta puede ser un aviso de un coche que se acerca, un semáforo en rojo o incluso una posible actividad delictiva, tal como vimos en otro artículo acerca de IA aplicada a la seguridad ciudadana.

Sin embargo, la prueba inicial de esta innovación tecnológica no se ha llevado a cabo en un entorno callejero, sino en la recreación de un museo con varios visitantes. Las cámaras eran capaces de precisar si el visitante estaba viendo una obra de arte en concreto y de enviarle información al respecto. El experimentó mostró una eficiencia del 90% en las diversas situaciones. Por supuesto, las aplicaciones de la tecnología PHADE van más allá de la seguridad urbana o las visitas a los museos. Los investigadores apuntan a que también podría utilizarse en supermercados para informar de ofertas o descuentos en función de la posición del comprador en los pasillos.