Buscan intervención federal para evitar cierre de empresas en Matamoros

Buscan intervención federal para evitar cierre de empresas en Matamoros

Sindicato minero busca apoyo para que empresas no se vayan.


Matamoros, Tamaulipas.- Luego de paralizar ilegalmente las tres siderúrgicas locales hasta forzar su cierre definitivo, el líder minero y Senador de Morena, Napoleón Gómez Urrutia, buscará hoy la intervención del Gobierno federal para revertir la decisión de las compañías.

Javier Zúñiga García, del Comité Ejecutivo del Sindicato Nacional Minero, informó ayer que a las 20:00 horas de hoy Gómez Urrutia se reunirá con la Secretaria federal del Trabajo, Luisa María Alcalde Luján.

La intención, explicó, es que Alcalde Luján ayude a evitar la liquidación de los 400 trabajadores y la mudanza de las plantas, que el viernes anunciaron el fin de operaciones por los paros ilegales y las incosteables peticiones del sindicato.

La intervención de la Secretaria del Trabajo sería la primera de la funcionaria federal, cuya inacción en la crisis laboral ha sido muy cuestionada por los empresarios de Matamoros.

"Vamos", dijo Zúñiga, "una comitiva de las secciones 150 y 234 del Sindicato de Trabajadores Mineros a la Ciudad de México para reunirnos con la Secretaria del Trabajo y con nuestro líder Napoleón Gómez Urrutia.

"Queremos su intervención para llegar a un acuerdo y seguir trabajando", añadió.

Sin el aval de una autoridad laboral y pese a que la revisión contractual es hasta octubre, el sindicato paralizó el 25 de febrero las instalaciones de Siderúrgica del Golfo y Sistemas Estructurales y Construcciones.

El gremio exigía un aumento salarial del 20 por ciento y llevar su bono de 16 mil a 48 mil pesos.

Las empresas ofrecieron dar el alza del 20 por ciento y un bono de 32 mil pesos, acuerdo similar que otras compañías han otorgado en medio de la crisis laboral de Matamoros, pero el sindicato lo rechazó.

Así el viernes, tras 18 días de paro, las empresas anunciaron su cierre definitivo.

Las siderúrgicas son las únicas en esta frontera y la principal fuente de afiliados al sindicato minero en Matamoros.

El conflicto laboral estalló el 2 de enero después de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador decretó un aumento del 100 por ciento al salario mínimo fronterizo.

La decisión impulsó paros ilegales de trabajadores que exigían un aumento salarial similar, aunque ganaban más que el salario mínimo.

Hasta el momento, más de 4 mil 500 trabajadores han sido despedidos y se reportan al menos 200 millones de dólares en pérdidas tan sólo en las maquiladoras, pero las cifras son mayores porque la crisis se extendió a otros sectores.