Viejos líderes afectan al PRI

Viejos líderes  afectan al PRI

San Fernando, Tam.- Guillermo Vázquez García.


San Fernando, Tam.- El ex dirigente priísta Guillermo Vázquez García aseguró que el problema del PRI, aquí y en todas partes, es la injerencia de los viejos líderes en las decisiones de la nueva generación de líderes, a quienes pretenden manipular para sus propios intereses. 

“En el PRI no han entendido que ya no son tiempos para esas actitudes retrógradas, y lo que están haciendo con eso es corroer más al partido”, sostuvo.

Afirmó que las ambiciones de estos viejos priístas giran en torno a las prebendas o ganancias que pudieran obtener por el acceso de esta nueva generación a puestos políticos, ya sea presidente municipal o diputado.

Estas actitudes han menguado al PRI, y un caso es San Fernando, donde la injerencia de los viejos políticos puso en riesgo, incluso, hasta el nombramiento del nuevo dirigente de su partido, Efraín Sánchez, donde las viejas mañas salieron a relucir.

“Los jóvenes del PRI necesitan de nuestra experiencia y de nuestro consejo, pero no debemos tratar de manipularlos ni menos esperar que su ascenso nos reporte algún beneficio”, fustigó. 

Esta injerencia o manipuleo, como parece que está ocurriendo, termina por perjudicarlos a ellos (los jóvenes), pero también degradada más al partido, y las consecuencias las estamos padeciendo desde el último proceso electoral.

“Los viejos debemos estar presentes como autoridades morales y aportar nuestra experiencia a la nueva generación, pero no tratar de intervenir por ambiciones políticas, económicas o de facciones”, como está ocurriendo aquí y en todas partes.

“En San Fernando, durante las elecciones del año pasado, tuvimos a dos jóvenes candidatas; pero el proceso estuvo plagado de estos vicios, y donde las ambiciones de los viejos priístas estuvieron presentes, lo que dio al traste con el proyecto”, afirmó.

Invitó a los priístas viejos, a guardar la distancia de los nuevos líderes de su partido, aportando su experiencia, pero sin influir en ellos, ni menos esperar que estos triunfen para satisfacer intereses políticos y económicos, porque estas ambiciones solo están acabando con el PRI.