¿Por qué las alcancías tienen forma de cerdito?

¿Por qué las alcancías tienen forma de cerdito?


Seguramente cuando eras niño guardabas tu dinero en una alcancía que probablemente te regalaron tus padres. Con esto, ellos te empezaron a enseñar la importancia de ahorrar. Actualmente existen muchas formas de alcancías, pero la tradicional y la que muchos tuvimos en nuestra infancia fue una en forma de cerdito. Pero ¿alguna vez te has preguntado por qué casi todas las alcancías tienen forma de cerdito?, o ¿por qué un cerdo y no otro animal? A continuación, te explicamos algunas de las teorías que se menciona en torno a este tema.

 

Una de ellas hace referencia a la Edad Media, en donde mucho antes de la existencia de los bancos, las personas guardaban sus ahorros utilizando unos recipientes de arcilla en los que colocaban algunas monedas para resguardarlas. Esta arcilla de color anaranjado era muy económica para elaborar sus recipientes y guardar el dinero. A ese material se le llamaba “Pygg”, con una pronunciación muy similar a “pig”, que significa “cerdo” en inglés. Las vasijas que se fabricaban con él eran conocidas como "pygg jars"(jarras o tarros pygg, en inglés).

Con el tiempo, el origen del nombre de la arcilla quedó en el olvido y se transformó en el nombre del animal. En el siglo XIX, los alfareros ingleses recibían pedidos para producir alcancías y comenzaron a crearlas en forma de cerdo por la confusión del idioma.

 

Por otra parte, se dice que en la sociedad occidental los cerdos eran las “alcancías” de la gente pobre. Pues las familias necesitaban se dedicaban a criar un cerdo para engorarlo con las sobras de la comida de la casa durante mas de medio año, y posteriormente consumían su carne que les era suficiente para alimentar a toda la familia durante un buen tiempo. Por esta razón, se cree que las primeras alcancías tenían forma de cerdito, ya que era considerado como un símbolo de ahorro y de reserva para el futuro.

 

Una tercera teoría nos menciona que las alcancías con forma de cerdito se originaron en China, entre los siglos XVII y XX, pues para esta cultura los cerdos son considerados animales sagrados y simbolizan abundancia y riqueza. Por ello, se dice que la gente comenzó a diseñar sus alcancías con la forma de este animal para almacenar su dinero.