De perro sin hogar a "influencer"

De perro sin hogar a "influencer"


En el mundo de las redes sociales podemos encontrarnos con muchas personalidades encargadas de recomendar los mejores lugares para pasar un rato agradable probando deliciosos platillos. Pero imagina que, en lugar de recibir recomendaciones de un ser humano, quien te las da es un simpático perrito que tuvo una difícil vida antes de convertirse en una estrella de Instagram.

 

Él no siempre fue una estrella de las redes sociales. Su ahora dueña, Ivy Diep, lo rescató de las calles de Los Ángeles después de encontrarlo muy sucio y delgado. Su buen corazón le impidió dejarlo abandonado, así que, con un poco de esfuerzo, pudo llevarlo a su casa. De repente, este perrito sin dueño encontró un hogar en donde recibió un baño y alimento en abundancia.

 

El destino de este pequeño cambió completamente. Pasó de vivir sus días en las calles, sin tener qué comer, a formar parte de una familia que lo quiere, lo cuida y estiliza su pelaje. 

 

En 2016, Ivy abrió una cuenta de Instagram para Popeye, en donde comenzó a publicar fotos del perrito luciendo muy bien, posando al lado de grandes platillos de comida deliciosa y haciendo gala de su gran carisma. Los restaurantes que Popeye recomienda tienen la particularidad de ser pet friendly (“Amigables con las mascotas”), de modo que tanto los comensales como los encargados de los negocios están felices de recibirlo.

 

Actualmente, su cuenta tiene cerca de 400 mil seguidores, y dentro de ella se puede observar su evolución: sus atuendos son cada vez más llamativos, y su estilo de vida “comidistaha hecho de este perrito la fascinación de sus fanáticos, quienes demuestran su cariño en cada uno de los comentarios.