¿Cómo salir de una relación tóxica?

¿Cómo salir de una relación tóxica?


Las relaciones, todas, incluidas las de amistad, tienen que ser para pasarla bien, para ser feliz, compartir momentos geniales y maravillosos, no para lacerar tu salud mental. Por eso a continuación te dejamos algunos consejos prácticos para salir de esa relación tóxica que está acabando contigo y seas feliz, porque tu felicidad es primero.

 

 

Apréndetelo, no vale la pena. 

Si te hace llorar, enojar o experimentar sensaciones desagradables como inseguridad, él no es el indicado. Métete bien esta idea a la cabeza y repítelo como un mantra: él no vale la pena.

 

Apóyate de tus amigos. 

Los amigos siempre son la mejor compañía, ellos te escuchan y se convierten en nuestro paño de lágrimas cuando las cosas van mal. Habla de esto con ellos, platicarlo te hará bien y sentirte comprendida también.

 

Conoce la dignidad.

No esperes que alguien te ame si tú no sabes hacerlo. Respétate y aprende a poner fin a una relación que no funciona.

 

Corre, camina, nada, anda en bici o toma clases de yoga. 

Haz lo que quieras, si no te gusta el ejercicio entonces cocina, lee o pon en práctica cualquier actividad entre menos tiempo pases pensando en tu amor tóxico, mejor.

 

Elimina su número telefónico y si no puedes que lo haga alguien más por ti.

El ocio es el peor enemigo de un corazón roto, nos hace cometer estupideces como llamarlo en medio de la noche para ver cómo está. Elimina su número telefónico y si aún no te sientes tan fuerte para hacerlo, pídele a alguien más que lo haga.

 

No aceptes sus invitaciones. 

Ya que decidiste sacar la bala de la herida, mantente fuerte. Los amores tóxicos siempre vuelven por más y cuando se dé cuenta que no lo has llamado seguro te buscará. No vayas a caer, piensa en lo mal que te lo hizo pasar.

 

Termina con los patrones de conducta que heredaste de tus padres. 

Como diría Emma Watson, en una de sus muchas películas cursis, aceptamos el amor que creemos merecer. Muchas veces repetimos patrones de conducta de nuestros padres y creemos que el amor debe de sufrirse, esas son tonterías. Tal vez sea buena idea tomar terapia.

 

Trabaja en tu autoestima.

Ya que estás en terapia, o no, trata de trabajar en tu autoestima.