Quedó marcado
DEPORTES | 2017-09-12 | Agencias
Ciudad de México.- El rostro del portero del Manchester City, Ederson, podría quedar marcado por las "huellas de la batalla" en el futbol.
Ederson fue pateado en la cara por Sadio Mané, jugador del Liverpool, en el triunfo del City de Joseph Guardiola 5-0. El agresor fue expulsado.
El arquero abandonó el partido en camilla, incluso con oxígeno, el sábado pasado en duelo de la Liga Premier.
Mané se disculpó horas después: "Le deseo una pronta recuperación. Lamento mucho haberlo lastimado durante el choque accidental".