Manipulan precios; les incautan propiedades
NACIONAL | 2017-08-12 | Agencias
Cd. de México.- Laboratorios que entre 2003 y 2005 se coludieron en el arreglo de licitaciones para compra de medicamentos y causaron un daño al IMSS por 622 millones de pesos fueron embargados por orden de una jueza federal.
La jueza primera especializada en Competencia Económica, Rafaela Franco, ordenó el 25 de julio embargar el edificio corporativo de la multinacional Eli Lilly en la CDMX como parte de una demanda en la que el IMSS le reclama 95.6 millones de pesos por daños y perjuicios.
El 27 de junio, la jueza concedió una medida similar para embargar las cuentas bancarias y otros bienes de Baxter, Fresenius Kabi y Laboratorios Pisa, empresas a las que el IMSS reclama 66.4, 64 y 62.2 millones de pesos, respectivamente.
La demanda contra Eli Lilly también incluye a Cryopharma, Probiomed y Pisa, y el monto global en este caso es de más de 400 millones de pesos.
En lo que toca a Probiomed, la jueza embargó el 21 de julio sus cuentas bancarias y los derechos de cobro sobre el contrato U 160496, celebrado con el propio IMSS para suministro del medicamento Interferon, que está valuado en 380 millones de pesos con vigencia hasta el cierre de 2017.
Según las listas de notificación del Juzgado, varias de estas empresas ya ofrecieron pólizas de fianza para garantizar la posible indemnización al IMSS, por lo que en los últimos días se levantaron al menos tres embargos y ya pueden disponer de sus bienes.
Los embargos solo son medidas precautorias que, precisamente, buscan garantizar que el IMSS recibirá su indemnización.
Lo anterior, ya que en estos juicios no está a discusión si existieron las prácticas monopólicas, lo que ya es cosa juzgada, sino que solo se tendrá que probar el monto de los daños y perjuicios que sufrió el IMSS.
Cuestionado, el laboratorio Eli Lilly señaló que el proceso legal que inició el IMSS aún está en curso, por lo tanto, no puede emitir comentarios al respecto.
Agregó que las operaciones en las instalaciones de Eli Lilly y Compañía de México se desarrollan en completa normalidad.
Desde septiembre pasado, REFORMA publicó que el IMSS se convertiría en la primera víctima de prácticas monopólicas absolutas que reclama judicialmente el pago de daños y perjuicios a los responsables, como lo permite la Ley Federal de Competencia Económica.
La decisión fue actuar contra los seis laboratorios sancionados por la Comisión Federal de Competencia (Cofece) por coludirse entre 2003 y 2005 para arreglar licitaciones para compra de insulina y sueros inyectables.
Las sanciones de Cofece, que incluyeron multas de 151 millones de pesos pagadas al erario, fueron confirmadas por la Suprema Corte de Justicia en agosto de 2015, lo que abrió la puerta para el reclamo del IMSS.
Sin embargo, por lo novedoso del caso, no estaba claro si las demandas debían ser tramitadas por juzgados federales en materia civil -a los que originalmente acudió el IMSS- o por especializados en competencia económica.
Finalmente, en junio pasado, un tribunal unitario de circuito ordenó al Juzgado Primero Especializado admitir las dos demandas.
"Las posturas de los laboratorios eran idénticas en múltiples casos, turnándose los postores para ganar o perder en diversos procedimientos de licitación, y los laboratorios se repartían las adquisiciones de dichos insumos en porcentajes similares", concluyó Cofece, que acusó a las seis empresas de haber integrado un cártel.