Un diputado muy verde…
COLUMNA | 2017-08-11 | José Luis Castillo
La efervescencia que se registra al interior de los partidos políticos, los cambios de dirigencias, comités y demás actividades que se realizan con miras a la elección del 2018, empieza a generar algunas inconformidades o pleitos por el poder entre algunos distinguidos militantes.
No vamos a ir muy lejos y como en otros institutos políticos, en donde se han dado con todo y se han dicho de todo, ahora, surge el hijo mal agradecido del Partido Verde Ecologista Mexicano y actual diputado local, Humberto Rangel Vallejo.
Al diputado local parece que le llegaron al precio y hubo quien le calentó su cabecita loca o le dio vuelo a su imaginación para hacerlo creer que él podría tener la posibilidad de ser presidente o Secretario General del PVEM en Tamaulipas.
El dos veces diputado por el Verde Ecologista, parece haber olvidado que quien lo hizo gente, le dio nombre, dinero, poder, además de un lugar en la política, es precisamente Jesús González Macías o quien lo propuso para ser diputado plurinominal fue Patricio Edgar King López, a quienes hoy, desconoce y traiciona.
Al diputado “muy verde”, se le olvida que para participar en la elección del nuevo presidente, se requiere del apoyo de los consejeros y Rangel, no junta, ni a los de su familia, porque ya no creen en él y saben que vive de ilusiones y traiciones, de todo tipo, vale aclarar.
El diputado “verde”, denuncia que en la convocatoria para la elección del presidente del PVEM, no hay piso parejo, pero y ¿porqué no denunció “el piso parejo”, cuando a muchos de sus compañeros el partido los dejó a un lado, para darle lugar a él, en cargos y representaciones populares que a la postre se convertían en fuentes de ingreso para él?
Existe un adeudo de más de 100 mil pesos en cuotas al PVEM, por parte del diputado, que por cierto, está a punto de ser echado de este instituto político, por problemático y mentiroso, en el que incluso buscó la dirigencia a través del “dedazo”, desde la Ciudad de México, lamentablemente, nadie lo conoce.
El diputado mal agradecido, deberá enfrentar, además de su soledad y el desprecio de sus compañeros de partido, la demanda que actualmente tiene en su contra del Seguro Social, por retener el pago de cuotas a sus empleados, pero que no llegaban al IMSS, porque se quedaba con ellas.
“Escupir para arriba, no es bueno”, menos “desconocer la mano que te dio de comer”, dice el adagio popular, parece ser que a Humberto Rangel Vallejo, se le olvidó quién le ha dado la oportunidad de estar en política, dije estar, porque realmente de sobresaliente, no tiene nada y es simplemente un parásito como muchos de los que hay en la política.
Mi correo joseluis_castillogtz@hotmail.com