Pequeños detalles
COLUMNA | 2017-07-16 | Ana Luisa García
1.- De pequeños detalles está hecha la historia, decía Napoleón Bonaparte, y en entre esos pequeños detalles que van escribiendo la historia de la gestión de Óscar Almaraz Smer, está el haber hecho lo que sus antecesores del último cuarto de siglo no hicieron, pintar el paso a desnivel de la calle Juárez que hace esquina con el 22.
Por ahí pasamos todos los días y mientras el semáforo nos da la luz verde, me repetí muchas veces por qué los alcaldes tenían tan abandonado ese paso, lleno de basura, con muros cubiertos por el lodo, tanto así que ni la grafitis se había salvado, estaba sepultada por la tierra de los años.
Hoy con la participación de los vecinos los muros sobre los que descansan los rieles del tren fueron pintados de blanco para convertirlos en lienzos para la pintura artística urbana.
Desde que Ramón Durón Ruiz (+) siendo alcalde reparó la bomba para desfogar el agua lluvia que había inundado ese vado por años el, acompañado de acciones de limpieza y pintura, ninguno de los Presidentes municipales en esos 25 años le habían dado una manita de gato.
2.- Cambiando de tema, en días pasados Óscar Luebbert Gutiérrez concedió entrevistas a cada uno de los medios de comunicación, fue cuestionado desde diferentes ángulos para analizar al PRI y lo que puede esperarse de quien aspira a presidirlo. Por lo pronto en este ensayo de democracia, y de que estamos frente a un nuevo estilo de hacer política (desde la oposición), nos dio la oportunidad de ver a un priístas con aspiraciones a través de un lente diferente, sin el tamiz del boletín o el estudiado sketch político.
Algunas entrevistas más extensas que otras, repasando todas las aportaciones vale la pena reflexionar sobre algunos puntos. Uno de ellos, proyecta su percepción de que el próximo presidente del PRI no podrá sustituir la figura de liderazgo que siempre estuvo en manos del gobernador emanado de ese partido, “pero va a ser un verdadero partido político, que le dará vida plena a sus consejeros estatales y municipales, y en poco tiempo podrán tomar decisiones con mucha madurez para que no se divida el partido”.
Las palabras de Óscar reconocen que el PRI llevaba una contra-natura en su existencia, no era un partido “verdadero” y sus consejeros ya no serán apéndice de sus gobernantes priístas municipales y del Estado, ahora tendrán una “vida plena”, esto lo interpretamos como “auténticos”, o sea consejeros con ideas y decisiones propias, lo cual no ocurría antes.
Luebbert Gutiérrez lanza el guante, “el PRI se va a recuperar a partir del rompecabezas que es cada uno de los municipios” Y alentó, “Hay muchas y muy buenas condiciones para de recuperar terreno y poder se constituir en el 2018 como primera fuerza política en Tamaulipas”.
Estas últimas declaraciones de OLG seguramente parecerán muy optimistas para el ciudadano común, que ve al PRI derrotado en el 2018 en el escenario nacional y como parte de ese marco, Tamaulipas en condiciones de derrota difícil de recuperarse. Para los priístas que tienen anotado en su bitácora circunstancias peores de las que han salido, el mensaje mágico de Luebbert es lo que necesitan en este momento, que les inyecte el espíritu triunfalista, que es el motor que necesitan para impulsarse.
Óscar no es el dirigente que quisieran las corrientes opositora externas, su calidad de operador político lo convierten en un “hueso duro de roer”, agregue Usted que sus raíces y orígenes están en el municipio más poblado de Tamaulipas, con una zona de influencia sobre municipios vecinos conurbados, donde dos veces ha sido alcalde y ser Jefe edilicio en una zona de esas características le dan una mayor fortaleza.
Por eso ha sido blanco de ataques en los que se le vincula a personajes non gratos. A esto él responde, “no tengo cuentas pendientes, mucho menos cuando se atraen temas con 10 o 12 años de antigüedad, y que no salieron a la luz pública, sino hasta ahora cuando estoy participando en este proceso”.