De la popularidad a la condena
COLUMNA | 2017-07-16 | Diana Luz Gutiérrez
Inacio Lula da Silva afirmó: “si alguien piensa que van a callarme con persecución y denuncia, no saben que yo sobreviví al hambre”…
Paso de ser el político más popular del Brasil y del planeta según Obama, a ser condenado a 9 años de prisión por delitos de corrupción; es la primera vez en la historia de este país, que un ex mandatario recibe esta sentencia.
Lula da Silva a sus 71 años niega todos los cargos imputados en su contra y presentó una apelación para que el tribunal estudie su defensa; a pesar de estar bajo investigación, goza de gran aceptación en su país; así que no descarta la posibilidad de ser nuevamente presidente para las elecciones del 2018.
Bajo su mandato la economía se expandió, millones de brasileños ascendieron a la clase media, y se descubrieron grandes reservas de petróleo que alentaron el desarrollo del Brasil.
Fue nombrado en el 2009 personaje del año, por los periódicos europeos Le monde y el País; el protagonista de la década –de acuerdo al Times-,dejó la presidencia con el más alto nivel de popularidad y muchos brasileños lo esperan de regreso a su cargo.
El juez Sergio Moro lo encontró culpable de aceptar sobornos por más de un millón de dólares por parte de una empresa constructora, Lula niega toda culpabilidad y tiene derecho a presentar una apelación sin estar en la cárcel mientras esta se define.
En México faltan 350 días para las elecciones a la presidencia de la República, y ya tenemos 28 aspirantes al puesto, las circunstancias, su aceptación con el electorado y sus capacidades seguramente los irán descalificando.
Las preferencias de los votantes cambian de un día a otro, y el mejor posicionado puede quedar fuera de la jugada inesperadamente; por lo pronto dicen los expertos que la delantera la llevan: Andrés Manuel de MORENA con más de 15 años en campaña, Margarita Zavala del PAN con más de un año de campaña, José Narro ex rector de la UNAM y actual Secretario de Salud, yel Secretario de Hacienda José Antonio Meade el más reciente de la lista de los favoritos.
Los más arriesgados apuestan por Luis Videgaray nuestro “reconocido” canciller o Aurelio Nuño, Secretario de Educación que está tomando fuerza con eso del sistema educativo bilingüe…
En Tamaulipas también surgen nuevos aspirantes conforme se acerca el tiempo de decisión, el Partido en el poder quiere asegurarse el Congreso de la Unión, y todas las alcaldías posibles, y los de oposición no quieren ceder terreno; la desilusión ha sido tan grande que están convencidos que el electorado no favorecerá nuevamente al PAN con su voto, por el contrario; ya aprendió a cobrarse las facturas en las urnas.
Por lo pronto el PRI en los tiempos del cólera necesita mucho más que buenas intenciones para consolidarse como un partido de oposición y dar la pelea en las elecciones del 2018.
Platicando con Miguel González Salúm, actual Diputado Federal y amigo mío desde la infancia; sobre la posibilidad de buscar la presidencia de su partido, me confiesa que su compromiso es terminar la diputación el próximo año y concentrarse en defender el presupuesto de Tamaulipas, que pudiera reducirse drásticamente por el in-ejercicio de las diferentes Secretarías Estatales.
Eres joven para retirarte; ¿finalizas el próximo año tu carrera política? Su respuesta es No, me comenta que le gustaría buscar una Diputación Local para el 2019, cargo que no ha desempeñado.
¿Estás consiente que serás un diputado de oposición, en un gobierno de tribulaciones? Si lo estoy y creo que puedo aportar mucho siendo opositor al partido en el poder, ya lo fui una vez en el 2006 junto con Enrique Cárdenas y Horacio Garza; cuando Calderón ganó la presidencia, y el PRI paso a ser la tercera fuerza.
¿Qué palabra te define cómo político? Conciliador… creo que puedo negociar honestamente por los Tamaulipecos.
Todo llega en su momento, espero que sus metas se cumplan y pueda ser la voz que muchos Tamaulipecos han apagado ante la desilusión.