El socavón mental
COLUMNA | 2017-07-16 | Jorge Pensado Robles
El ex presidente de Perú, Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia fueron encarcelados preventivamente por 18 meses en tanto se les investiga por lavado de dinero a consecuencia de estar vinculados al caso Odebrecht que ha exhibido a un gran número de funcionarios públicos, principalmente del sector energético en varios países de Latinoamérica, incluidos mexicanos que el Estado trata de ocultar ya que llegan hasta el más alto nivel de la política nacional.
Detención relevante en América que las televisoras nacionales así como los periódicos de mayor circulación le dieron escasa importancia, incluso alguno ni por enterados se dieron.
Como es un tema que no deja dinero al cuarto poder no tiene mayor trascendencia, así como puede hacer pensar a los mexicanos, así que para que darles ideas.
Por el contrario, el socavón que le costó la vida a dos obreros que se dirigían a su trabajo en una carretera recién inaugurada acaparó los reflectores ya que en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes lo que sobra es dinero y es de todos conocida la corrupción de sus funcionarios.
En otro país el titular de la SCT ya hubiera renunciado o lo hubieran renunciado, sin embargo los intereses ligados a Gerardo Ruiz Esparza son tan grandes que en la recta final del sexenio no pueden poner en riesgo el equilibrio existente y arriesgarse a no tomar los recursos que seguramente ya muchos funcionarios tienen presupuestado para su retiro a un año de que se conozca al nuevo titular de los Pinos.
Así que se antoja difícil pensar que lo despidan y menos que le abran proceso, pero lo que sí es cierto es que para la mayoría de los mexicanos Él y la SCT significa la apoteosis de la corrupción e impunidad.
Solo se puede explicar lo del socavón a consecuencia de la corrupción imperante en la SCT o por negligencia de quien supervisó la obra por parte de la misma Secretaria, lamentablemente dos vidas costó este asunto.
Socavón que bien podría ser una de las primeras averiguaciones que debiera abrir la Fiscalía Anticorrupción, cuando los Senadores se dignen nombrar al titular, y llevarlo al pleno del Comité Coordinador Ciudadano para que se califique si hubo o no corrupción en el proceso de construcción de esta carretera.
Negligencia sin duda existió ya que los propios vecinos se encargaron de señalar las fallas que se estaban produciendo desde días antes, el propio Delegado de la entidad fue advertido de ello, así como se hizo público a través de manifestaciones en la propia carretera, así que tampoco se puede asumir que en la SCT no se enteraron que algo ahí estaba mal.
La omisión o la inacción en este caso es el menor delito cometido por el Secretario de la SCT, Ruiz Esparza.
Lo que de fondo nos deja este incidente es que los funcionarios pueden hacer lo que quieran, no se sienten expuestos o con riesgo de ser investigados, ellos manipulan la ley a su favor y que a pesar de que la sociedad se organice para señalar alguna falla simplemente la autoridad es autista y con el pretexto de que son acciones políticas para golpetearlos se auto blindan.
Como sucede en muchos gobiernos estatales que a pesar de que se derrumba la credibilidad en el ejecutivo, que todo un pueblo los cuestiona y muchos los detestan, ya en la silla se aferran a ella y solo y tan solo lo que ellos proponen es correcto y es la verdad absoluta y quien piense diferente lo descalifican e incluso persiguen hasta acabar con él para que no haya quien lo secunde y se corra el riesgo de prender la mecha, sin importar si los hospitales tienen medicinas o si se generan oportunidades laborales o la inseguridad crece.
En Maduro y la atribulada Venezuela tenemos un caso sin parangón en pleno Siglo XXI , en pleno desarrollo tecnológico que ha borrado fronteras y roto ataduras ideológicas , por aferrarse al poder , a costa del sufrimiento de su pueblo , sin importar cuánta sangre se derrama ,lo que realmente interesa son el poder y el dinero.
Por ello las posturas y propuestas mesiánicas y populistas de quienes serán candidatos presidenciales en el 2018 la sociedad las debe tomar con recelo ya que es muy fácil destruir, construir lleva años, sin embargo “deconstruir” es lo deseable para quien nos gobierne el próximo año y una mujer sería esperanzador que tomara las riendas del país.
Sin embargo el socavón mental de la sociedad es lo que verdaderamente debe preocuparnos ya que no podemos aceptar como pueblo la corrupción y la impunidad, debemos resistirnos a creer que no hay más que hacer para recuperar la seguridad, que aceptemos que al vecino lo secuestren o roben y quedarnos impávidos, el socavón de la sociedad con sus autoridades debe movilizarnos, no resignarnos a ver como México se nos va de las manos.

pensadorobles@yahoo.com.mx