Asume Francia su papel en el holocausto
INTERNACIONAL | 2017-07-16 | Agencias
París, Francia.- En la celebración del 75 aniversario de la redada del velódromo de invierno en París, y en presencia del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, Emmanuel Macron dijo hoy que afrontar el pasado oscuro hace fuertes a los países, y que la semilla del antisemitismo y el racismo sigue viva.
"Lo vuelvo a decir, es Francia la que organizó la redada y las deportación y, por tanto, la muerte de las 13 mil 152 personas de confesión judía arrancadas de sus domicilios el 16 y el 17 de julio de 1942", dijo el presidente francés al retomar las palabras de sus antecesores inmediatos.
"No hubo un solo alemán que ayudase en la redada", prosiguió.
"Es tan cómodo ver en Vichy una monstruosidad, venida de la nada", acusó el mandatario.
En el régimen de Vichy, régimen vigente durante la intervención de la Alemania nazi, se apoyó en tradiciones arraigadas en la Francia de principios del siglo XX, basada en el racismo y el antisemitismo.
Hasta 1995, el discurso oficial era distinto. La Alemania nazi era el país ocupante, los deportados murieron en los campos alemanes y la auténtica Francia era del exilio que lideraba De Gaulle, y no la del mariscal Pétain, jefe del estado francés.
Por tanto, ni el colaboracionismo ni los crímenes perpetrados por funcionarios franceses tenían nada que ver con Francia, y de acuerdo con dicho relato Vichy era una anomalía, una aberración de la historia ajena a la nación francesa.
La leyenda era necesaria para reparar el trauma de aquellos años y afirmar a Francia como potencia vencedora.
"Nada de aquello nació con Vichy, pero nada de aquello murió con Vichy", señaló.
El presidente se refirió a la discriminación persistente contra musulmanes en la sociedad francesa y de los ataques contra judíos en Francia.
El odio a los judíos, dijo, adopta nuevas formas.
"No cederemos en nada al antisionismo, porque es una forma reinventada de antisemitismo", avisó, en una frase que después retomó Netanyahu.