Millonaria inversión…
COLUMNA | 2017-05-19 | Rosa Elena González
Pues resulta que ayer estuvo por tierras cuerudas el Secretario de Energía Pedro Joaquín Coldwell, para junto con el gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca, poner en marcha la construcción del primer gasoducto submarino en México.
Un costo de 2 mil 100 millones de dólares tendrá la obra que proveerá de gas natural, una muy buena inversión que no sólo servirá para proveer energía, sino que dicha obra desde el arranque será generadora de una muy buena cantidad de empleos directos e indirectos.
El proyecto abastecerá de gas natural para la generación de energía eléctrica los estados de Tamaulipas y Veracruz principalmente, pero igual abastecerá otras regiones del país.
Importante es la obra sí, que Tamaulipas será referente en gasoductos también es muy importante, pero sin duda alguna el mayor beneficio para nuestra entidad es que se tendrá más impulso a las economías, se generarán fuentes de empleo, y el que la gente tenga trabajo contribuye, y mucho, a la reconstrucción del tejido social, a que nuestro estado poco a poco se pacifique.
Para el arranque de los trabajos del gasoducto, en Altamira se reunió Francisco Javier García Cabeza de Vaca, Pedro Joaquín Coldwell, Miguel Ángel Yunes, el director de la CFE Jaime Francisco Hernández y el presidente de la compañía Transcanada México, Robert Jones.
“La disminución de contaminantes emitidos a la atmósfera y la certeza de contar con oferta suficiente de energía eléctrica para los desafíos crecientes del país, se contarán entre sus incalculables beneficios”, dijo el mandatario tamaulipeco al referirse al gasoducto “Texas-Tuxpan”.
También García Cabeza de Vaca dijo que está convencido de que con acciones como esa, sumadas a proyectos de energías renovables como los que el Gobierno está integrando e impulsando, se logrará una transición energética de manera eficiente y responsable”.
“El Gasoducto Sur de Texas-Tuxpan, del cual hoy somos testigos, marca el inicio de una nueva era en la infraestructura energética de esta región del país y se suma al esfuerzo de hacer circular combustible por las arterias de metal que ya se están extendiendo por todo territorio mexicano”, dijo Coldwell.
De las buenas acciones en Altamira nos vamos a las malas de Reynosa donde la alcaldesa Maki Ortiz anda pidiendo que si el nuevo Secretario del Ayuntamiento no cumple con la encomienda que le confirió que se lo levanten.
La alcaldesa al tomar protesta a su nuevo secretario del Ayuntamiento textualmente dijo, después de que Roberto Rodríguez protestara, “Si así lo hiciera, que la sociedad se lo reconozca, y si no, que se lo levante”. Lo dicho por la edil generó mofas en las redes sociales “Oiga no doña Maki qué feos deseos tiene para sus súbditos”, le decían a Ortiz Domínguez.
Obviamente todo se debió a una equivocación y la mujer es humana y tiene derecho a equivocarse, pero la verdad es que en estos tiempos en que Reynosa está bajo fuego hasta sonó a consigna.
En fin, dejemos las equivocaciones de Maki que nada bueno traen y vamos a lo importante, a lo que sucedió en Altamira, allá estuvo el Secretario de Energía para junto con el mandatario tamaulipeco poner en marcha la construcción del primer gasoducto en México, que esta obra traerá progreso a Tamaulipas en el escaparate nacional e internacional por los asuntos energéticos.