Interacción fronteriza
COLUMNA | 2017-02-17 | Javier Terrazas
En la vida cotidiana la interacción que se da entre la comunidad fronteriza de Texas y Tamaulipas es intensa en lo familiar, comercial, industrial, turístico. educativo, sanitario y ecológico, entre otros aspectos.
Y cierto es también que esa dinámica es aprovechada por las fuerzas de la ilegalidad para sus maniobras.
Sin embargo, lo bueno, sano, productivo y constructivo es y será siempre mayor.
De tal forma que debe ser este intercambio el que haga prevalecer su interés en la realidad fronteriza.
Será en una comunicación, coordinación e interacción más intensa como de manera bilateral, pueda lograrse reducir, contener y los fenómenos de la migración ilegal, tráfico de drogas, parque y armas, entre otros.
Una cosa es reforzar la vigilancia con el uso de la tecnología para contener lo que deba contenerse; y otra es pretender erigir un muro.
Esa postura del presiente de los Estados Unidos, Donald Trump está generando una mayor unidad entre las comunidades fronterizas de ambos países.
Ayer en Laredo Texas y Nuevo Laredo Tamaulipas se reunieron alcaldes de diversas ciudades vecinas de los más de 3 mil kilómetros de frontera, para analizar varios temas de interés común.
Y en los diversos tópicos, la coincidencia es que las luchas por mejorar el entorno ecológico, económico, de salud y humanitario, es en el trabajo conjunto, en equipo.
El alcalde de Matamoros, Jesús de la Garza al abordar el Programa Frontera 2020 destacó que las ciudades que hacen frontera con Texas, acordaron trabajar en la reducción de la contaminación del aire; mejorar el acceso a agua limpia y segura.
Asimismo, garantizar el manejo integral de materiales y residuos, así como sitios limpios; mejorar la preparación conjunta de respuesta ambiental y fortalecer el cumplimiento de la Ley y la Promoción de una gestión ambiental responsable.
Argumentó que los costos del cambio climático, no tiene fronteras, sus causas y efectos repercuten en nuestras economías y el entorno natural, planteando mantener una alianza y fortalecer la cooperación con enfoques locales como región binacional, mejorando la participación de todos los actores a ambos lados.
Tamaulipas tiene 371 kilómetros de frontera con Texas desde Nuevo Laredo a Matamoros y en ese curso se vive una gran dinámica de intercambio. Hay una cultura fronteriza que se retroalimenta mutuamente y que es difícil separar.
Y en esa tarea deben trabajar más intensamente los diez alcaldes fronterizos de Tamaulipas con sus pares del Valle de Texas.
Por cierto, una buena noticia para los ganaderos tamaulipecos es que termina la incertidumbre de una posible jugada política del gobierno federal estadounidense, para frenar la exportación de becerros.
Su Departamento de Agricultura, ratificó el estatus sanitario de Tamaulipas para exportar becerros con una prueba de tuberculina por lote, de tal forma que ese canal para el mercado se mantiene abierto.
Resultado del trabajo en equipo de los ganaderos organizados que dirige desde la UGRT Homero García y las más de 50 Asociaciones Ganaderas Locales con las autoridades de sanidad de SAGARPA y Secretaría de Desarrollo Rural.