Peligra superávit agroalimentario por recortes a estímulos a producción

Peligra superávit agroalimentario por recortes a estímulos a producción

La balanza comercial agropecuaria favorable a México podría irse en picada.


 

Monterrey, Nuevo León.- El superávit récord en la balanza comercial agropecuaria de México con el mundo registrado en los primeros nueve meses del año, estaría en riesgo por las políticas agrícolas de la Cuarta Transformación.

De enero a septiembre pasados, la balanza comercial agroalimentaria mexicana subió 35 por ciento anual a un récord de 7 mil 877 millones de dólares, pero para el 2020 se podría diluir por los recortes al campo propuestos por el Gobierno federal.

Un análisis de Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA), con base en información de Banxico, resalta que la nueva cifra es incluso mayor a la alcanzada para todo el 2018, pero al igual que el Consejo Nacional Agropecuario (CNA) advierte de grandes riesgos de perderla.

Juan Carlos Anaya, director de GCMA, señaló que que de concretarse los recortes a los programas Ingreso Objetivo y Agricultura por Contrato se podría desplomar la producción nacional de oleaginosas, como la soya, de la cual en el 2018 las importaciones sumaron 2 mil 714 millones de dólares, 8 por ciento más que en el 2017.

"El Gobierno quiere desaparecer los apoyos de fomento a la agricultura que van enfocados a la innovación y tecnificación de riego, y eso le va a pegar a los cereales y a las oleaginosas, haciendo que las importaciones suban".

Francisco Chapa, tesorero del CNA, indicó que el golpe no afectará las exportaciones de cerveza, aguacate, cárnicos, tomate, tequila y berries, que son las que están empujando el superávit, pues esos productos van a mercados con una demanda estable y las empresas y agricultores que los producen son sólidos.

"El problema que seguramente se va a presentar es que, al dejar de aprobarse (los apoyos) para el Ingreso Objetivo y la Agricultura por Contrato, las importaciones de granos, por ejemplo, tendrán que aumentar porque ya no va a haber certidumbre para sembrar granos a nivel comercial en México.

"Y es muy probable que para el 2020, de aceptar el Congreso (la política para el campo del Gobierno), ese excedente de importaciones baje mucho el superávit que hoy traemos".

Refirió que en el 2018 sólo el valor de las importaciones de maíz crecieron 14.7 por ciento, al sumar cerca de 3 mil millones de dólares.

Para el Presupuesto del 2020, el Gobierno solicitó al Congreso, en su mayoría integrado por morenistas y sus aliados, dar más recursos a los programas asistenciales de tipo social, sacrificando para ellos apoyos al campo y otros de tipo productivo.

Entre otros recortes, pidió dar un 98 por ciento menos recursos para la comercialización de granos, es decir, para el programa Ingreso Objetivo y coberturas de precios.

También propuso recortar en 96 por ciento los apoyos para compra de tractores y otros implementos agrícolas del programa Fomento Agrícola, que opera la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader).

Además solicitó dejar en cero los apoyos para fomento ganadero y otros incentivos para competitividad y productividad. Con todo eso, el presupuesto total para la Sader se reduciría 32 por ciento el año entrante.

"Estamos de acuerdo en que se apoye al pequeño productor, y es necesario, pero que eso no vaya en detrimento de apoyar a los medianos y mayores agricultores", apuntó Chapa.

"(En el Gobierno) creen conocer al sector rural, pero en realidad no conocen el sector agroalimentario del País", sostuvo Anaya.