Van más de 400 muertos en Irak e Irán tras sismo

14/11/2017

El sismo de 7.3 en la frontera entre Irán e Irak dejo más de 2 mil heridos.

Van más de 400 muertos  en Irak e Irán tras sismo

La cifra de muertos por el sismo de magnitud 7.3 que sacudió la frontera iraní se elevó a más de 300 muertos.


Mundo
Agencias

Irbil, Irak.- El número de víctimas generadas por el sismo de 7.3 en la frontera entre Irán e Irak aumentó a 407 muertos y más de 2 mil heridos, informaron las autoridades el lunes.

Ambas cifras podrían aumentar debido a que continúan las labores de rescate y el retiro de escombros, informó el vicepresidente de la Organización de Gestión de Crisis de Irán, Behnam Saidi.

El Centro Sismológico de Irán confirmó que el temblor se registró en la localidad iraní de Azgale, en la provincia de Kermanshah, a 11 kilómetros de profundidad, por lo que se sintió tanto en Teherán como en Bagdad, así como en lugares distantes como Kuwait.

Además, a lo largo de la noche del domingo y la madrugada del lunes hubo al menos 30 réplicas, la más fuerte de ellas, de 5.3 grados, según datos del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés).

Las poblaciones más afectadas en Irán fueron Ghasr Shirin, Sarpul y Azgale, no obstante, aún es difícil cuantificar los daños debido a los cierres producidos en las carreteras en la zona de montaña y a que tanto las comunicaciones telefónicas como el sistema eléctrico sufrieron cortes.

A dichas poblaciones fueron enviados efectivos de la Media Luna Roja de Irán, el Ejército y el Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) para ayudar en las tareas de rescate.

Mientras que, el líder supremo de Irán, Ali Jameneí, expresó sus condolencias y ordenó que también la fuerza de Voluntarios Islámicos Basij se unieran a las labores.

En Irak, el Gobierno de la región autónoma del Kurdistán informó la existencia de cuatro víctimas mortales y cerca de 201 heridos.

Irán, por su parte, tiene una gran actividad sísmica. El terremoto más grave hasta la fecha se produjo en junio de 1990, cuando perdieron la vida 37 mil personas en varios pueblos del norte del país.