Tribunal escocés declara ilegal el cierre del parlamento británico

Tribunal escocés declara ilegal el cierre del parlamento británico

El Tribunal de Apelación de Escocia declaró ilegal la decisión del Premier de suspender el Parlamento de GB previo a la salida del país UE


Edimburgo, Escocia.- El Tribunal de Apelación de Escocia declaró este miércoles "ilegal" la decisión del Primer Ministro británico, Boris Johnson, de suspender el Parlamento del Reino Unido en el período previo a la salida del país de la Unión Europea (UE).

Los tres jueces que componen la corte de apelación de mayor rango de Escocia revocaron así un fallo anterior, emitido a principios de septiembre, que dictaminó que el cierre sí se ajustaba a la legalidad.

Según los jueces del Alto Tribunal de Escocia, en Edimburgo, la medida del Gobierno fue ilegal porque tenía el propósito de obstaculizar el parlamento.

El tribunal dictaminó que el cierre temporal era nulo y sin efecto, pero refirió la cuestión al Tribunal Supremo, donde hay una vista prevista para el martes.

Tras conocerse el fallo, los políticos de la oposición instaron al ejecutivo a retirar la suspensión y a volver a convocar a los legisladores al parlamento.

Un grupo de unos 70 legisladores fueron los que desafiaron la decisión del Gobierno de suspender el parlamento durante cinco semanas hasta el 14 de octubre, justo dos semanas antes de la fecha en la que Gran Bretaña debe abandonar la Unión Europea.

Johnson afirmó que la iniciativa la permitirá empezar de nuevo con su agenda doméstica en una nueva sesión del parlamento el próximo mes. Pero la suspensión le da también un respiro ante los legisladores rebeldes mientras planea sus próximos pasos para acabar con el bloqueo político y sacar a Londres de la UE el 31 de octubre.

Sus rivales sostienen que Johnson está intentando evitar el escrutinio democrático.

La semana pasada, un tribunal de Edimburgo rechazó el recurso de los diputados alegando que la decisión depende de los políticos, no de los tribunales. El fallo quedó anulado el miércoles en la apelación.

"Creemos que el efecto de la decisión es que el parlamento ya no está suspendido", declaró Jolyon Maugham, un abogado que forma parte de la demanda.

No estuvo claro de inmediato qué supondría esto en la práctica. Catherine Haddon, del centro de estudios Institute for Government, tuiteó que el fallo "no cambia (todavía) la suspensión en sí. Aunque, por supuesto, aumentará la presión".

El portavoz del Partido Laborista para el Brexit, Keir Starmer, señaló que la decisión del tribunal era "muy inusual y muy fuerte". El Gobierno debería volver a convocar de inmediato al parlamento, afirmó.

El Ejecutivo, por su parte, se mostró decepcionado por la decisión y confirmó que presentará una apelación ante el Tribunal Supremo, que ya fijó una vista de urgencia para el próximo 17 de septiembre, en la que analizará conjuntamente las demandas planteadas en las jurisdicciones de Edimburgo, Belfast y Londres.

En un comunicado, el Gobierno dijo que "es necesario adelantar una potente agenda legislativa doméstica. Suspender el Parlamento es la forma legal y necesaria para lograrlo".

Otro recurso a la suspensión, presentado por la activista protransparencia Gina Miller, fue rechazado en el Tribunal Supremo en Londres la semana pasada, recordó el Gobierno.

El fallo agrava el bloqueo político en Gran Bretaña a apenas 50 días para el Brexit.

Johnson dijo que el país abandonará la Unión Europea el 31 de octubre, con o sin un acuerdo que suavice su salida. 

Pero muchos legisladores temen que el conocido como "Brexit duro" tenga un efecto devastador para la economía británica, y están decididos a frenarlo. 

"Es mi firme convicción es que seguimos teniendo la oportunidad de lograrlo de una forma ordenada", dijo la Canciller alemana, Angela Merkel.

Sin embargo, Merkel dijo a legisladores en Berlín que el país está preparado para un Brexit sin acuerdo que tenga como resultado un competidor económico a sus puertas.

La suspensión del Parlamento, que ocasionó serias protestas y un amago de motín en Westminster, se prolonga en teoría hasta el 14 de octubre.

En su momento recibió duras críticas por involucrar en la decisión a la Reina, que debía firmar la orden necesaria para la clausura del periodo de sesiones. Está por ver si deberá ser de nuevo Isabel II quien deba echar atrás una medida que ella no tomó.