Presionan a republicano por abuso sexual

10/11/2017

Piden se retire si se comprueba que abusó sexualmente de una adolescente de 14 años.

Presionan a republicano  por abuso sexual

Trump y varios legisladores se han sumado para pedir que Roy Moore abandone una candidatura al Senado si se comprueba que abusó de una menor.


Mundo
Agencias

Washington, EU.- Alabama no debía de ser motivo de preocupación para los republicanos, pero una denuncia de acoso sexual amenaza con arrebatarle al partido de Donald Trump un escaño que consideraban seguro.

El Presidente estadounidense y otros líderes republicanos han pedido a Roy Moore, candidato al Senado en las elecciones de diciembre próximo, que se retire si se comprueba que abusó sexualmente de una adolescente de 14 años hace casi cuatro décadas.

"El Presidente cree que no se debe permitir que una simple acusación, especialmente una de muchos años atrás, destruya la vida de una persona", dijo a los periodistas que viajaban con Trump en Asia la secretaria de prensa, Sarah Huckabee Sanders.

"(Pero) el Presidente también cree que si estas acusaciones son ciertas, el juez Moore hará lo correcto y se hará a un lado", agregó.

Según reveló este jueves el diario The Washington Post, una mujer llamada Leigh Corfman, de 53 años, acusa a Moore de abusar de ella en distintos encuentros en 1979, cuando ella tenía 14 años y él 32.

Corfman denunció que Moore, a quien había conocido mientras esperaba a su madre en un juzgado, mantuvo dos encuentros inapropiados con ella, en los que la besó, la tocó por encima de su ropa interior e hizo que ella lo tocara.

Otras tres mujeres entrevistadas por el periódico aseguraron que Moore trató de seducirlas cuando ellas tenían entre 16 y 18 años y él estaba en sus 30, aunque no le acusaron de haberlas forzado a mantener ningún contacto sexual.

Moore, de 70 años, ex juez de la Corte Suprema estatal, rechazó las denuncias y negó que fuese a abandonar la elección.

El desafío de Moore en Alabama ocurre la misma semana en que los republicanos sufrieron grandes pérdidas electorales en varios estados, especialmente en Virginia, donde los demócratas tomaron la Gubernatura y pudieron haber cambiado el equilibrio de poder en la legislatura estatal.

Al mismo tiempo, echa luz sobre las violentas divisiones que acechan al partido bajo la presidencia de Donald Trump.

Fue una victoria amarga para los miembros de la élite republicana, quienes sostuvieron que Moore, un cristiano fundamentalista dos veces destituido de la Suprema Corte estatal por faltas de conducta judicial, jamás debió ser elegido candidato.

Algunos culparon a Steve Bannon, el antiguo estratega de Trump, quien contrarió a la conducción republicana y al propio Presidente al alentar la candidatura de Moore meses atrás.