Mueren 55 en accidente vial en Kenia

Cincuenta y cinco personas fallecieron el miércoles cuando un autobús que cubría la ruta de Nairobi a Kakamega se estrelló al oeste del país.
Mueren 55 en accidente vial en Kenia

Cincuenta y cinco personas fallecieron el miércoles cuando el autobús que cubría la ruta de Nairobi a Kakamega se estrelló al oeste del país.


Nairobi, Kenya.- Al menos 55 personas murieron en Kenia cuando el vehículo en el que viajaban se salió de la carretera y, tras rodar por una pendiente, terminó estrellándose, informaron autoridades locales.

"La información que tenemos es que el conductor perdió el control", dijo el jefe de policía de Kericho, James Mugera.

Las aproximadamente 15 personas que sobrevivieron al accidente fueron atendidas en hospitales de la localidad de Kericho, informó el jefe de la policía regional del Valle del Rift, Francis Munyambu.

El accidente ocurrió alrededor de las 4:00 horas del miércoles y entre los muertos había nueve niños, añadió el funcionario.

El jefe de la policía de tráfico regional, Zero Arome, aseguró que el autobús no estaba autorizado a circular por la noche y sus dueños deberán responder por ello.

"Es una gran desgracia lo que ha sucedido y se tomarán medidas", aseguró.

El Gobernador de Kericho, Paul Kiprono Chepkwony, dijo que el hospital necesitaba urgentemente sangre para transfusiones ya que la mayoría de los sobrevivientes debían ser operados.

Kenia pasa por problemas para reducir el creciente número de accidentes de tránsito ante el aumento en la compra de vehículos por parte de la incipiente clase media del país.

Según las estadísticas del Gobierno, unos 3 mil kenianos mueren cada año en accidentes viales.

En el Informe de Situación Mundial sobre Seguridad Vial de 2015, la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó que las carreteras de Kenia se encuentran entre las más peligrosas del mundo, con un índice de 29.1 muertes por cada 100 mil personas.

Muestra de ello es que en 2013, el Gobierno reintrodujo el uso de alcoholímetros, pero tuvo que retirarlos posteriormente tras fallos judiciales que impidieron que la Policía multara a los conductores con base en las lecturas de los aparatos como prueba.