Llaman Nobel a abrir fronteras

Llaman Nobel a abrir fronteras


Mérida, México.- Los países receptores de migrantes no pierden, al contrario, ganan, coincidieron los premios Nobel de la Paz reunidos en Mérida.

Bajo esta premisa, se pronunciaron a favor de mantener las fronteras abiertas para aquellos que huyen de situaciones de peligro.

Joyce Ajlouny, secretaria general de American Friends Service Committee (AFSC), fustigó contra la militarización de las fronteras.

"Hay ciertas cosas que podemos hacer para presionar a nuestros Gobiernos. Hay que terminar con la militarización en las fronteras, necesitamos trabajar para reducir, para eliminar esta militarización", declaró en la Cumbre de Premios Nobel de la Paz que comenzó el jueves en Mérida.

La lucha, apuntó la activista, inicia con dejar de referirse a los migrantes indocumentados como ilegales.

"Ningún ser humano es ilegal y esto es algo que escuchamos frecuentemente en Estados Unidos: Se refieren a los migrantes como ilegales", lamentó.

"Necesitamos acuerdos y relaciones internacionales, en lugar de políticas que reaccionan y que son de temor".

AFSC recibió el Nobel de la Paz en 1947 por sus trabajos de asistencia para reconstruir Europa tras las dos guerras mundiales y por alimentar a los niños.

Ahora, trabaja también en defensa de los migrantes. De acuerdo con Joyce, lograron cerrar un centro de detención de niños indocumentados tras recopilar 150 mil firmas.

Mark Manly, representante en México de la Agencia de la ONU para los Refugiados, exhortó a integrar a los migrantes en la sociedad, pues, dijo, son un beneficio para los países que los reciben.

"Una persona refugiada no llega con las manos vacías, llega con conocimiento, con energía, ganas de trabajar".

El representante de la Agencia, acreedora del galardón en 1954, dijo que si se brinda educación y empleo a los migrantes, éstos podrán contribuir a sus países de origen en caso de un retorno voluntario.

En esta línea, Rigoberta Menchú, Nobel de la Paz 1992, puso como ejemplo que muchas escuelas y casas en su país, Guatemala, han logrado construirse con las remesas que envían los migrantes.

"Quienes reciben migrantes no pierden, ganan muchísimo", coincidió la tunecina Wided Bouchamaoui, acreedora del premio en 2015 como miembro del Cuarteto Nacional de Diálogo de Túnez, por contribuir a la construcción de la democracia en el país africano.

Finalmente, el ex Mandatario polaco Lech Walesa, Nobel de la Paz 1983, sugirió como solución el modelo de la Unión Europea.

"Tenemos abiertas las fronteras, una sola moneda, y este es el ejemplo que hemos establecido para el resto del mundo", consideró.

"Tenemos desproporción en el desarrollo, pero paso a paso nos hemos nivelado y así hemos abierto las fronteras".