Dreamers ya son deportables

10/11/2017

Siete mil 900 jóvenes pueden ser expulsados del país.

Dreamers ya son deportables

Manifestantes marcharon hasta el exterior del Congreso de Estados Unidos para exigir una solución para los migrantes ilegales.


Mundo
Agencias

Washington, EU.- Unos siete mil 900 dreamers, jóvenes indocumentados que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños, ya perdieron la protección del DACA como resultado de la decisión del presidente Donald Trump de acabar con ese programa, según un estudio del Center for American Progress.

El estudio, publicado, habla de las consecuencias que la decisión de Trump ya está teniendo en los beneficiarios del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), proclamado en 2012 por el entonces presidente Barack Obama y que protegió de la deportación a 800 mil jóvenes.

Trump acabó con el programa el 5 de septiembre, pidió al Congreso que buscara una solución en seis meses (antes del 5 de marzo de 2018) y ofreció a los “soñadores” la posibilidad de renovar su inscripción al DACA si su permiso expiraba entre el 5 de septiembre y el 5 de marzo de 2018, es decir, entre la fecha de su anuncio y el límite dado al Legislativo.

La fecha límite para renovar el DACA era el 5 de octubre y, aunque 154 mil jóvenes reunían los requisitos para volver a solicitar ese permiso, 22 mil no lo hicieron, según datos del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos.

De esa forma, cada día, 122 dreamers pierden el amparo del DACA, que traza sus conclusiones a partir de datos oficiales.

Según el centro de pensamiento, 851 personas pierden el amparo del DACA cada semana y siete mil 901 “soñadores” ya han visto expirar su permiso migratorio desde que Trump anunció el fin del programa, que les permitía frenar su deportación, obtener un permiso temporal de trabajo y una licencia de conducir.

El Departamento de Seguridad Nacional ha insistido en varias ocasiones en que, aunque ya no tengan la protección de DACA, los dreamers no son una prioridad para la deportación, por lo que los agentes migratorios, en teoría, están esforzándose en perseguir a inmigrantes con antecedentes penales y no dreamers.

Sin embargo, en su estudio, el centro menciona algunos polémicos casos en los que las autoridades han detenido a beneficiarios del DACA.