Dimite Haley como Embajadora de EU en ONU

Nikki Haley renunció a su cargo como Embajadora de Estados Unidos ante la ONU; dimisión se hará efectiva a finales de 2018.
Dimite Haley  como Embajadora  de EU en ONU

Haley descartó tener aspiraciones presidenciales para 2020 y aseguró que apoyará la reelección de Donald Trump.


Washington DC, EU.- La embajadora de Estados Unidos en Naciones Unidas, Nikki Haley, informó que renunciará al cargo a finales de 2018.

Haley sostuvo una reunión con el Presidente estadounidense, Donald Trump, en la Casa Blanca. No se explicaron las razones, aunque abundan las conjeturas de que regresará al Gobierno o la política en algún momento.

"No, no seré candidata presidencial en 2020", dijo Haley entre risas, antes de añadir que apoyará a Trump.

El republicano se refirió a Haley como una persona muy especial, y agregó que hace seis meses le dijo que tal vez quisiera tomarse un tiempo libre, a lo que Trump argumentó que juntos habían solucionado muchos problemas.

La próxima salida de la funcionaria es la última reorganización en la Administración Trump a pocas semanas antes de las elecciones intermedias de noviembre.

Haley, ex Gobernadora de Carolina del Sur, realizó una serie de críticas durante la campaña del ahora Mandatario, por lo que cuando la nombró como enviada al organismo semanas después de su elección en noviembre de 2016, la acción fue vista como una señal de cordialidad.

En redes sociales causaron revuelo declaraciones de Haley que podrían apuntar a la hija o al yerno de Trump para tomar el relevo en la Embajada.

"No puedo decir suficientes cosas buenas sobre Jared e Ivanka. Jared es un genio oculto que nadie entiende", aseguró. "Rehacer el TLC de la manera en que lo hizo; su trabajo en un plan de paz para Medio Oriente es muy bueno. E Ivanka está también ahí".

"Hacen muchas cosas detrás de escena que espero que más gente hiciera, porque somos un mejor país gracias a que ellos están en esta Administración".

Hija de inmigrantes de la India, la mujer fue partidaria de los mercados libres y del comercio global y se ganó la atención internacional por hablar en contra de la bandera de la Confederación después de la masacre de 2015 en una iglesia afroamericana en Charleston.

Durante la campaña presidencial de Trump, criticó duramente el comportamiento del entonces candidato y advirtió lo que podría significar para la diplomacia estadounidense, incluso sugiriendo que su tendencia de arremeter contra los críticos podría causar una guerra mundial.

Como Embajadora, la funcionaria ha sido una emisora franca y con frecuencia contundente, alguien a quien los diplomáticos extranjeros buscaban en busca de orientación de un Gobierno conocido por posiciones políticas irregulares e incoherentes.

Haley se apresuró a expresar sus propias opiniones sobre los grandes temas de política que ocupan un lugar destacado en su agenda, como Irán y Corea del Norte, con lo que se convirtió en alguien que logró influir en las decisiones de su jefe en temas como las sanciones de Rusia, el reasentamiento de refugiados y el valor de las propias Naciones Unidas.