Acaba EU con protección a salvadoreños

El Gobierno de Estados Unidos anunció el fin del programa de protección migratoria que beneficia a cerca de 200 mil salvadoreños.
Acaba EU con  protección a  salvadoreños

Cerca de 200 mil personas de El Salvador a las que se les ha permitido vivir en Estados Unidos por más de una década deberán abandonar el territorio estadounidense.


Los Ángeles, EU.- Cerca de 200 mil personas de El Salvador a las que se les ha permitido vivir en Estados Unidos por más de una década deberán abandonar el territorio estadounidense, anunciaron este lunes funcionarios de la Administración Trump.

"Después de considerar cuidadosamente la información de una amplia variedad de fuentes, Kirstjen Nielsen determinó la terminación de la designación del TPS para El Salvador. Ella ha determinado retrasar la terminación por 18 meses. La designación terminará el 9 de septiembre de 2019", anunció el Departamento de Seguridad Nacional en Twitter.

Funcionarios de seguridad interna confirmaron el fin del programa humanitario, conocido como Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés), para salvadoreños, a quienes se les permitió vivir y trabajar legalmente en Estados Unidos desde que dos terremotos azotaron al país sudamericano en 2001.

Los salvadoreños eran el grupo más grande de extranjeros beneficiados por el programa, el cual los protegía de la deportación si habían llegado ilegalmente a los Estados Unidos.

La decisión se tomó solo semanas después de que más de 45 mil haitianos, el segundo grupo más grande, perdiera las protecciones brindadas después del terremoto de Haití en 2010, y sugirió que otros en el programa, es decir, los hondureños, pronto podrían perderlos también, mientras que los nicaragüenses perdieron los beneficios el año pasado.

En los días previos a la decisión, defensores de inmigrantes y el Gobierno de El Salvador exhortaron a Estados Unidos a brindar una extensión del programa, lo cual ya había sucedido en varias ocasiones desde 2001, al afirmar que las condiciones en su país de origen no eran las más convenientes.

El anuncio generó preocupación entre la comunidad de salvadoreños y sus empleadores en California, Texas, Virginia y en otros estados.

"Teníamos la esperanza de que si trabajábamos duro, pagábamos nuestros impuestos y no nos metíamos en problemas, podíamos quedarnos", señaló Verónica Lagunas, de 39 años, una salvadoreña que trabaja en oficinas de limpieza durante la noche en Los Ángeles y que tiene dos hijos nacidos en Estados Unidos.

El fin de la protección a salvadoreños, haitianos y nicaragüenses deja menos de 100 mil personas como beneficiarios del programa promulgado por el Presidente George Bush en 1990.

La valoración sobre la procedencia de la aplicación del TPS radica en el Secretario de Seguridad Nacional, ya que es quien decide cuándo un país merece la designación y puede renovarla por seis, 12 o 18 meses.

De acuerdo con lo establecido, no existe un límite para la cantidad de extensiones que un país puede recibir.

Entre los países que han recibido y luego perdido la designación en el pasado se encuentran Bosnia y Herzegovina, el cual soportó una guerra civil en la década de 1990, así como Guinea, Sierra Leona y Liberia durante la crisis del Ébola.

El Salvador fue uno de los primeros países en el programa debido a la guerra civil en su territorio, de la cual dicha designación expiró en 1994.

El Gobierno anunció que los salvadoreños tendrán hasta septiembre de 2019 para preparar su salida de Estados Unidos, ya que después de dicha fecha ya no tendrán permiso para permanecer en el país, lo que les obligará a tomar una decisión difícil.