No hay que poner en peligro a la población: Amegas

No hay que poner en peligro a la población: Amegas


Luego de que la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas) declarará que la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) prohibiera la venta de combustible en bidones, este jueves la asociación pidió a los dueños de las estaciones de servicio que acaten el reglamento de franquicia de Petróleos Mexicanos (Pemex) en lo referente a la venta de hidrocarburos estos recipientes, para evitar multas o cierre de estaciones por faltar a la ley.

“Te recomendamos acatar las disposiciones contenidas en el Manual de Operaciones de la Franquicia Pemex, para la venta de gasolinas y diésel en recipientes seguros, hasta por la cantidad de 50 litros para cada cliente que lo solicite, recomendamos que sea de 20 litros”, aclaraba el comunicado que firmó su presidente, Juan Pablo González.

La asociación dejó en claro que está estrictamente prohibido vender el combustible en cualquier otro recipiente que ponga en peligro la seguridad de los ciudadanos, como garrafones de agua, botes de leche, botellas de agua, o en bolsas de plástico. “Muy importante señalar que cuando se realice la venta, tener siempre a la mano un extintor y recomendar a los supervisores de planta estar atentos al paro de emergencia, como un referente a esta venta en bidones te informamos que el 9 de enero de 2019 se incendió una estación de servicio sobre carretera Ocotlán -Tototlán recientemente inaugurada por la venta de estos bidones.

De igual manera, la Amegas recomendó a los empresarios gasolineros que cuando reciban una pipa de combustible de Pemex, una vez que termine su descarga, le faciliten la salida de la estación de servicio para que pueda regresar a tiempo a su respectiva terminal de almacenamiento y distribución (TAD) para mejorar los tiempos de logística que, con esta contingencia, son vitales.

Desabasto
De acuerdo con la información con la que cuenta el gobierno estatal, el coordinador Estratégico de Crecimiento y Desarrollo Económico, Alejando Guzmán, destacó que el nivel de desabasto de gasolina en estaciones del Área Metropolitana de Guadalajara (AMG) alcanza hasta este jueves 40 por ciento, 5 por ciento más que el miércoles.

La fecha de restablecimiento de 100 por ciento del servicio sigue sin conocerse. En el comunicado, el gobierno jalisciense declara que no han hablado de nuevo con el representante de Pemex. “Sin una nueva comunicación con Pemex, la expectativa es que esta situación se subsane a la brevedad, mientras eso ocurre el llamado a las autoridades federales prevalece para que se brinde información y se atiendan las demandas de combustible que se tienen en la entidad”, finalizó.

_______________

FRASE

“La constante es la incertidumbre porque no tenemos información concreta, un día se dice una cosa y otro día otra, eso es lo que más nos está pegando porque no podemos hacer previsiones”
Miguel Ángel Landeros, presidente del Comce occidente

DATO

La Amegas pone a disposición de los ciudadanos los teléfonos de oficina: 01 (33) 31219183 01 (33) 31219258, así como su página web www.amegas.com.mx, y el correo electrónico contacto@amegas.com.mx

El reglamento
Desde 2009 está vigente el Reglamento de la Ley de Protección Civil del Estado de Jalisco en materia de seguridad y prevención de riesgos en establecimientos de venta, almacenamiento y autoconsumo de gasolinas y diésel, que en su artículo 65, fracción quinta, establece que queda prohibido el despacho de combustibles en recipientes que sean susceptibles de afectación por la acción de los hidrocarburos, que carezcan de cierre hermético y envases destinados a bebidas de consumo humano.

Es decir, la venta está permitida siempre y cuando no se trate de recipientes que pongan en peligro la salud y vida de los propietarios, como botellas de plástico, de cartón, garrafones de agua, entre otros.

Por su parte, la Unidad de Protección Civil y Bomberos de Zapopan recomienda hacer énfasis en el riesgo que representa el traslado y almacenamiento de combustibles en autos y casas, pues generan vapores tóxicos y además convierten la zona en altamente inflamable, por lo que sólo una chispa cerca de los depósitos puede generar un grave incendio. Algunas de las afectaciones a la salud humana podrían ser pérdida de olfato o de la visión; ardor y enrojecimiento ocular; diarrea, vómito recurrente, perforación de esófago e incluso cáncer.