Enfrenta deuda de AL riesgo por elección

La política dominará el mercado de bonos soberanos de AL este año en tanto la región se prepara para media docena de elecciones.
Enfrenta deuda de AL  riesgo por elección

Los bonos mexicanos enfrentan incertidumbre por la renegociación del TLC y la elección presidencial.


CDMX.- La política dominará el mercado de bonos soberanos de América Latina este año en tanto la región se prepara para media docena de elecciones en países que van desde México hasta Brasil y Colombia.

En México, las presiones tanto de las elecciones como de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica regirán el mercado de bonos, mientras que en Brasil, las repercusiones del escándalo de Odebrecht continúan enturbiando la política interna y sus efectos se han extendido a países vecinos como Perú y Ecuador. Los bonos venezolanos lideraron las ganancias mundiales en 2016, pero se desplomaron al año siguiente. Actualmente, el país tiene más de mil 500 millones de dólares en pagos de deuda vencidos.

Las mejores apuestas para 2018 se encuentran en Argentina y Brasil, según Alejo Czerwonko, analista de UBS AG en Nueva York. Czerwonko prevé rendimientos modestos para los emisores soberanos de mercados emergentes y dice que los inversionistas deben ser creativos.

"Vemos oportunidades principalmente en el espacio de alto rendimiento", dijo Czerwonko. "El panorama se caracterizará por una gran cantidad de elecciones y eso es algo que uno debe seguir de cerca".

En México, a los inversionistas les preocupa la posibilidad de un colapso en las negociaciones del TLC y la posible victoria del candidato presidencial izquierdista Andrés Manuel López Obrador en julio. Los riesgos han significado una prima de rendimiento récord por mantener deuda local del país en lugar de bonos extranjeros, aun cuando los rendimientos de ambos disminuyeron en 2017.

Para el caso de Venezuela, un modelo de Bloomberg implica una probabilidad de incumplimiento del 84 por ciento en el año que viene para la deuda más riesgosa del mundo. En las condiciones actuales, la nación rica en petróleo está atrasada en más de mil 500 millones de dólares en pagos de bonos.

Si bien se pronostica que el peso se mantendrá relativamente estable durante el próximo año, la preocupación de que el presidente argentino Macri no cumpla las promesas de controlar la inflación afectará a los bonos en 2018.

Por su parte, el peso chileno lideró los retornos de las monedas latinoamericanas el año pasado, ya que los operadores apostaron correctamente al regreso de Sebastián Piñera a la presidencia. Los inversionistas también seguirán una desaceleración en la compra de viviendas en China, lo que podría afectar de manera negativa los precios del cobre que están estrechamente correlacionados con los activos de la nación.

La debilidad económica y un esfuerzo fallido por recaudar suficientes ingresos a través de alzas tributarias hicieron que el mes pasado S&P Global Ratings rebajara la calificación de Colombia a un escalón del territorio basura. Después de una ola de debilidad de la moneda, algunos operadores apuestan a un repunte en 2018. Renaissance Capital dice que el peso está subvalorado en casi un 40 por ciento.

En Perú, el Presidente Pedro Pablo Kuczynski no tuvo ningún respiro durante su primer año en el cargo y sigue bajo investigación por sus vínculos con la constructora brasileña Odebrecht. Los inversionistas temen que un juicio político pueda reducir el pronóstico de crecimiento de Perú y potencialmente abrir las puertas a un candidato independiente.