Vive entre héroes y villanos

15/04/2018

Vive entre héroes y villanos

Stan Lee, el genio de Marvel Comics y cocreador del Hombre Araña, los Hombres-X y la Pantera Negra.


Por: Agencias

Stan Lee, el genio de Marvel Comics y cocreador del Hombre Araña, los Hombres-X y la Pantera Negra, vive en un mundo de héroes y villanos. Hoy en día es difícil saber cuál es cuál.
Muy pocos creadores han dejado una marca tan indeleble en la cultura popular. Según el sitio de cifras de taquilla The-Numbers, las películas de superhéroes adaptados de los cómics de Lee han recaudado más de 24 mil millones de dólares en todo el mundo.
Es muy popular en Twitter y puede decir que Federico Fellini, Ronald Reagan y George R. R. Martin, de la saga de Game of Thrones, han sido admiradores suyos.
"Stan está al nivel de Walt Disney si se trata de grandes creadores no sólo de un personaje, sino de toda una galaxia de personajes que se han vuelto parte de nuestras vidas", dijo Martin. "En la actualidad creo que probablemente es más grande que Disney".

¿Un tipo suertudo? 
En esta cúspide de la carrera profesional de Lee hay muchas nubes tormentosas.
El año pasado vivió una complicada mezcla de tragedias y escándalos, con la muerte de Joan Lee, su esposa por más de siete décadas; sospechas de que le han desfalcado millones de dólares de sus cuentas bancarias y chismes de que un ex asociado le robó sangre para vendérsela a los fanáticos.
Recientemente, The Hollywood Reporter publicó una investigación que indica que Lee, de 95 años, es víctima de "abuso a mayores", por parte de su hija Joan Celia Lee, de 67.
The Daily Beast también reportó en marzo que Lee, cuya fortuna ronda los 50 millones de dólares, está rodeado de "una colección de charlatanes e impostores de Hollywood" que lo están "destazando como buitres".
Un programa de radio en Orlando, Florida, incluso discutió un rumor de que sus asesores lo "tienen cautivo" y "básicamente lo encerraron en casa".
Sin embargo, durante una visita reciente a ese hogar en Bird Streets, un enclave de casas de celebridades en West Hollywood, California, el mismo Lee dijo que así no son las cosas.
Sí, quien abrió la puerta fue un guardia de seguridad de 1.90 metros de alto con una pistola amarrada a la cadera. Y Lee no ha salido mucho últimamente, después de un brote de neumonía que lo dejó corto de aliento y algo frágil. Tampoco puede leer debido a una degeneración macular. 

Pese a ello, parecía estar relajado y entusiasta.
Le dio la bienvenida a este reportero a una sala al lado de una piscina, con un alfombrado verde bosque, cuyo color se ha difuminado por estar bajo el sol californiano durante 40 años. Lucía una camisa color amarillo y pantalones de poliéster color beige. 
Así que ¿es un prisionero en su propio hogar, rodeado por supervillanos de la vida real? 
"Soy el tipo con más suerte del mundo", dijo Lee, entre risas que lo hacían sonar como un adolescente de 95 años. "Nadie tiene más libertad".
También defendió a su hija, apodada JC, frente a las denuncias de que ha abusado físicamente de él y drenado sus finanzas.
"Mi hija ha sido de mucha ayuda", dijo. "La vida es buena".