Reinventan 'El Laberinto del Fauno'

Reinventan 'El Laberinto del Fauno'


México, DF. La aclamada escritora de fantasía Cornelia Funke tiene en su despacho un póster de El Laberinto del Fauno, el cuento de hadas ambientado en la España del dictador Francisco Franco, que Guillermo del Toro estrenó en 2006. 

Nada mejor para inspirar a la autora de las sagas literarias ¡Mundo de Tinta! y Reckless, y varios libros más, de los que ha vendido más de 20 millones de copias.

"(El Laberinto...) Es una profunda reflexión sobre la existencia humana y cómo escribimos nuestra propia historia con las decisiones que tomamos. Muestra maldad sin glorificarla y enseña la compasión de Guillermo con las víctimas de la oscuridad en este mundo", explica la narradora, vía correo electrónico.

Funke se topó de bruces hace unos años con una oferta a la que no se puede decir no: Del Toro, su mexicano admirado, le pedía escribir una novela sobre su famosa película ubicada en 1944.

"'Quiero que juegues', me dijo. Finalmente tuve la idea de escribir 10 historias sobre elementos clave del filme. Interludios, como él las llamó", detalló.

La novelista tuvo un respeto reverencial a la hora de hacer "El Laberinto del Fauno" de papel y tinta: volvió a ver la cinta, ahora cuadro por cuadro, para empaparse de ella.

Ya en librerías, el resultado es una narración en la que los lectores siguen los pasos de la soñadora niña Ofelia, habitan un reino mágico secreto con seres de mito, y también padecen con la guerrilla republicana y se horrorizan con el sádico Capitán Vidal.

"Desde un inicio tuve claro que no suavizaría ni un ápice y que me mantendría fiel a la mirada inquebrantable que Guillermo tiene de este mundo. Mis editores respetaron eso y no pidieron reducir la crueldad. Después de todo, la crueldad es parte del mundo".

A Funke, de 60 años, no le parece raro que Del Toro desee trasladar sus largometrajes a libros, pues él los considera objetos casi mágicos.

No en vano, una de sus posesiones más preciadas es su biblioteca, plagada de títulos de fantasía, terror, ocultismo, mitología.

Ella, considera, era idónea para encarar un proyecto de El Laberinto... no sólo por su pasión con la historia, sino porque es alemana, un pueblo que ha lidiado con el totalitarismo y la represión.

"Cuando era niña, me preguntaba: ¿qué habría hecho? ¿Habría sacrificado mi felicidad por apoyar a judíos, gays o comunistas? ¿Habría sido valiente o habría tenido demasiado miedo? Nadie puede responder a menos que viva bajo el fascismo".

Funke dice estar de acuerdo, por otra parte, con el hecho de que ser mexicano ha permitido a Del Toro amar el terror y la oscuridad pero ser siempre amoroso y alegre.

"Los mexicanos no se esconden de la muerte y abrazan la vida plenamente. Entienden que la vida y la muerte son dos caras de una misma moneda.

"Para mí, su cultura es darse cuenta que la realidad que vivimos es fantástica, y la fantasía, por lo tanto, se acerca más a expresar la verdad sobre este mundo y nuestras vidas".

Aúllan con filme de hombre lobo

Con su primera película juntos, los mexicanos Guillermo del Toro e Issa López buscan volver a poner a los hombres lobo en un lugar de honor entre los monstruos más horroríficos de la pantalla grande.

Aún en desarrollo, el proyecto que producirá el ganador del Óscar por La Forma del Agua, y escribe y dirigirá la autora de la fábula oscura Vuelven, llevará a la criatura al western.

"El punto entero es que sea un monstruo que no hemos visto aún. Los monstruos que ya vimos automáticamente ya perdieron la capacidad de generar miedo", adelanta Issa por mensaje de texto.

La realizadora, que acaba de estrenar en Estados Unidos y Canadá Tigers Are Not Afraid (título en inglés de Vuelven), atacará un monstruo que perdió la batalla hace tiempo, al menos en cuanto a volumen de proyectos, ante vampiros y zombis, más populares.

Sin embargo, considera que ese ser que cada luna llena despierta sus instintos asesinos sigue teniendo atractivo.

"Yo creo que hay cintas extraordinarias de hombres lobos: American Werewolf in London, Howling, Ginger Snaps. Para mí siempre será fascinante la lucha del hombre contra la bestia que carga dentro. La eterna pelea contra el monstruo que es uno mismo", reflexiona.

El largometraje, a realizarse en Hollywood, será rodado en inglés y estará ubicado en pleno siglo 19.

Issa, quien cautivó tanto a Del Toro como a los escritores Stephen King y Neil Gaiman con Vuelven, está encantada por enmarcar su historia con los códigos y paisajes del western.

"Me atrae la pureza de la línea narrativa del western. El individuo contra el caos. Creo que es una metáfora perfecta del mundo que nos tocó en este siglo".

La cineasta, además, está involucrada en dos proyectos hollywoodenses más: una suerte de Fiebre de Sábado por la Noche a la latina, y un thriller sobrenatural asentado en folclor mexicano.