Presumen a su 'Billy'

Presumen a su 'Billy'

Norma Lazareno interpreta a la abuelita de Billy Elliot, mientras que Anton Mor es Michael, el mejor amigo de Billy.


Con la misma producción que se presenta desde hace un año en la Ciudad de México, danzará Billy Elliot en Monterrey.

El espectáculo de Broadway, que está en cartelera también en Londres y que en el país produce Alejandro Gou, está programado para presentarse el 27 y 28 de enero en el Auditorio Pabellón M.

La gira de Billy Elliot, El Musical, que iniciará en enero del 2018, tocará base primero en Guadalajara, el 20 y 21 del mismo mes.

En este espectáculo que se desarrolla en los 80, la abuela de Billy es un personaje importante, porque de manera discreta apoya a su nieto a seguir sus pasos en le baile.

Interpretada por Norma Lazareno, quien tiene 60 años en los escenarios, la abuela también cantará y dará una sorpresa en el baile.

"Yo digo que no canto, yo encanto", dijo simpática Lazareno, quien ayer junto con Anton Mor, el niño que da vida Michael, el mejor amigo de Billy, promocionaron el espectáculo en la Ciudad.

"Así como que cantante no he sido, ésta es mi tercera obra musical, las anteriores fueron Adorables Enemigas, con Silvia Pinal, y La Fierecilla Tomada con Chantal y Jacqueline Andere. No es lo mismo cantar cuando todos cantan, ahí la abuela se agrega".

A pesar de su experiencia, la actriz tuvo que pelear por el personaje en los castings.

"No te creas que me llamaron para contratarme, me llamaron para hacer casting a ver si yo tenía las características del personaje de la abuela de Billy".

Así que tuvo que convencer con su prueba a directores, coreógrafos y productores americanos de Nueva York.

"Te ponen un numerito en el pecho, ellos toman el video de tu prueba y las pruebas las mandan a Nueva York; ellos no saben que yo hice 40 telenovelas, 39 obras de teatro y 104 películas".

Para Anton Mor ser parte de Billy... es la gran oportunidad que, aseguró, marcará su vida.

A sus 14 años, el regio, quien participó en La Academia Kids, se pone en los zapatos de Michael, el mejor amigo del protagonista y el personaje más simpático de todos.

"Michael es un niño muy extrovertido, es un loquillo, prácticamente. Es muy divertida y relajante la escena (donde se pone vestido y zapatos de tacón), al principio no le agarraba muy bien porque no tengo hermanas, soy hijo único. Fue muy difícil adaptarme al rosa", contó Anton.

"Dije: 'Me tengo que poner las pilas' y en mi casa me puse a ensayar con los tacones, también bailaba, en general es una experiencia muy padre y también muy ruda en el sentido que siempre tienes que estar al tope de energía".

Anton aseguró que Billy... marca un antes y un después en su vida.

"Me enseñó mucho, a madurar, a desenvolverme, a expresarme más en la vida".

Antes de estar en Billy..., dijo, era una joven introvertido, pero tras un año de ensayos, de aprender a bailar ballet, tap y cantar al mismo tiempo, le permitió ser más abierto, amiguero y platicador.