Enrique y Julio Iglesias se reconcilian

Enrique y Julio Iglesias se reconcilian


México, DF. Enrique Iglesias decidió que era momento de retomar la relación con su papá, Julio. Una noche mientras veía una película que lo conmovió, tomó el teléfono para hablarle de nuevo. La del par de famosos es una historia de separación que data desde la niñez del intérprete de Cuando me enamoro.

 

'Enseguida cogió el teléfono. Tuvimos una conversación muy bonita. Estaba bien de ánimo. Fue una conversación de esas en las que eres consciente de que es especial. Me reconfortó mucho', contó Enrique en una de esas pocas entrevistas en las que accedió a hablar de su intimidad familiar.

En esta ocasión, Iglesias se sinceró con la revista masculina ICON, con la que también platicó acerca del momento en el que dejó a su familia y, en especial, a Julio: 'A los 18 años me separé de mi familia por completo. Y fue difícil. Me fui y durante 10 años no tuve absolutamente ningún contacto con mi padre.

'No empecé a tener contacto con él hasta que falleció mi abuelo (2005, cuando Enrique Iglesias ya tenía 30). Son muchos años. Sufrí mucho. Pero lo que sentía por mi música me daba fuerza. Y, sobre todo, perseguía el objetivo de hacerlo a mi manera', abundó el hijo de Isabel Preysler, que recordó que su destino fue América del Norte.

Hice las maletas y me fui a vivir a Canadá. Sin pensarlo mucho. Me fui allí porque sabía que era como vivir en Estados Unidos, pero no conocía absolutamente a nadie. Como no conocía a nadie me podía concentrar en mi música y trabajar".

Y ahora, él es papá

Enrique aseguró que ahora como papá ver a Lucy y Nicholas le quita todas sus depresiones y son su motor cuando afronta momentos complicados, como ver cada semana publicaciones en las que se anuncia su separación con Anna Kournikova: 'Mientras mis dos bebés estén felices y yo sea buen padre, el resto es secundario', dijo. 

Y ahora, él es papá

Iglesias también fue cuestionado acerca de lo difícil que fue crecer sin la figura paterna: 'Ahora lo pienso más. Lloré mucho en el inicio. Hubo un momento en particular. Me fui a San Francisco a mezclar mi primer disco. Estuve un mes allí. Recuerdo regresar al hotel, estar ahí solo y ponerme a llorar.

'Pensé: '¿Qué estoy haciendo?, he perdido el contacto con mi familia por completo'. Porque afectó a todo. Sobre todo con mi padre, pero también con el resto de la familia', abundó Enrique, pero la separación tiene explicación. 'Mi padre es un tío muy competitivo. Y yo, en cierta manera, también', pero 'lo respeto y lo admiro, hasta en parte entiendo las cosas que ha hecho', finalizó.