"Pocho" Guzmán, presunto culpable

"Pocho" Guzmán, presunto culpable

Víctor "Pocho" Guzmán.


México.- Víctor Guzmán puso de cabeza al futbol mexicano al entrar en su cuerpo una droga social.

En un lapso de seis días, el "Pocho" pasó de ser la bomba de Chivas para el Clausura 2020, a estar inhabilitado de jugar al futbol, sin contrato con el Guadalajara e investigado tras ser notificado de un resultado analítico adverso de una prueba antidopaje que le fue realizada en la Jornada 4 del Apertura 2019, tras el duelo entre Tuzos y Querétaro.

El pasado 9 de enero, tanto Guzmán, como la Federación Mexicana de Futbol, Chivas y Pachuca, clubes que negociaron el traspaso del jugador durante este mercado invernal, fueron notificados por primera vez del resultado de la prueba A.

CANCHA posee información de que la sustancia detectada al jugador no mejora el rendimiento físico, sino que se trata de una droga social que habría consumido Guzmán durante una fiesta. De acuerdo con allegados, el jugador sostiene que la ingesta fue accidental.

El conjunto hidalguense ofreció, al club rojiblanco, reintegrar el único y pequeño porcentaje que recibió por la transferencia total del traspaso del jugador.

Amaury Vergara, presidente del Rebaño, se encontraba de vacaciones cuando todas las partes fueron notificadas por primera vez. Chivas separó a Guzmán del equipo el pasado viernes y ayer anuló la operación por su compra.

La cancelación de la operación, por la venta de Guzmán, provocaría que Grupo Pachuca pierda alrededor de 260 millones de pesos.

En tanto, los Tuzos han expresado en redes sociales su apoyo al futbolista.

¡Un alcaloide!
La muestra A habría arrojado la presencia de un alcaloide en el organismo de Guzmán.

Entre los alcaloides que llegan a representar un analítico adverso en los controles antidopaje están las anfetaminas, cocaína, heroína y morfina.