Marco Fabián regresó al gol, pero no pudo evitar que Eintracht fuera goleado

El Eintracht cayó 4-1 ante el Leverkusen un día después de que se anunciara a Niko Kovac como el DT del Bayern Munich para la próxima temporada
Marco Fabián regresó al gol, pero no pudo evitar que Eintracht fuera goleado

Marco Fabián marcó el empate parcial al minuto 22 y jugó todo el partido.


Frankfurt, Alemania.- Con Marco Fabián de titular, el Eintracht Frankfurt desperdició la oportunidad de hacerse con el cuarto lugar y cayó 4-1 ante el Bayer Leverkusen en la Jornada 30 de la Bundesliga.

Los dirigidos por Niko Kovac bajaron hasta el sexto lugar al quedarse con 46 puntos tras la goleada que se suscitó un día después de que anunciaran que el croata será entrenador del Bayern Munich la próxima temporada.

El mexicano se ganó la confianza del entrenador alemán y volvió a ser titular jugando los 90 minutos, donde tuvo una buena actuación y anotó por primera vez desde que regresó a la actividad tras su lesión en la columna vertebral que lo dejó fuera seis meses.

El partido fue parejo en la BayArena, con un comienzo intenso y trabado; con un Lukas Hradecky que pudo ser la figura del Frankfurt, pero que finalmente sucumbió en el duelo que tuvo con Kevin Volland.

Los locales tuvieron más el balón en la primera parte y Julian Brandt lo reflejó en el marcador al minuto 20, con un remate de cabeza a segundo palo y el arquero visitante no pudo hacer nada para evitar el gol.

Sin embargo, el festejo le duró poco al Leverkusen, pues Marco Fabián apareció solo en ataque y cruzó su disparo para igualar el marcador al 22’, en un gran contragolpe del cuadro visitante.

El Bayer fue superior en la segunda mitad y Kevin Volland sentenció el juego con un triplete; el primero lo hizo al 70’ tras un desconcierto de la defensa de las Águilas, mientras que el segundo cayó siete minutos después tras una gran combinación entre Brandt, Karim Bellarabi y entre el delantero de 25 años.

El tercero de Volland fue al 87’ tras un pase casi desde media cancha a Bellarabi, quien cedió al centro del área para que el atacante solo empujara el balón al fondo de las redes.