Doble triunfo

Henry Martín dio la victoria al América por 1-0 en su visita al Querétaro, para arrancar con el pie derecho el CL18, y de paso acabó con la sequía de goles que tenía el equipo desde el torneo anterior
Doble triunfo

Henry Martin (der.) festeja su primer gol como americanista.


Querétaro, Qro.- Henry Martin acabó con la sequía de goles del América, que debutó en el Clausura 2018 con victoria por 1-0 sobre el Querétaro en el Estadio Corregidora.

Al 44', el refuerzo mexicano de las Águilas maquilló un pobre funcionamiento del equipo. La jugada comenzó con el central Bruno Valdez recuperando el balón antes de cederlo para Darwin Quintero, quien esa acción habría de dar su único buen pase de la tarde, lo demás fue obra de Martin con un violento derechazo al palo derecho del marco de Tiago Volpi.

Ahí terminó la falta de gol en el América, luego de 413 minutos, contando el torneo anterior.

El partido habría de acabar con el desenlace de un equipo local obligado a ir al ataque, reclamando todo al árbitro, jugando a los empujones. Así los Gallos Blancos que son penúltimos de la Tabla de Cocientes, que ni con Luis Fernando Tena han mostrado una mejoría pese a reforzarse bien. Al final del partido, llamaba la atención una estampa: los futbolistas locales cabizbajos, sin moverse en el círculo central, en una actitud similar a la que el "Flaco" mostró pegado al túnel que conducía a los vestidores.

Porque el América ganó con muy poco, pero ganó, una buena noticia si se considera que en las próximas horas volarán el colombiano Andrés Ibargüen y el francés Jérémy Ménez. Y es que las cosas están muy claras en el equipo, ¿o si no por qué Cecilio Domínguez entró hasta el 88' como sustituto del fichaje Martin?

Emanuel Aguilera se fue afianzando de a poco al paso del partido, luego de un inició titubeante en el que dejó escapar a Camilo Sanvezzo, este más preocupado porque le marcaran un penal que por herir a Marchesín. A Joe Corona le dolió la posición de mediocentro, se le vio incómodo, sin buena ubicación.

Y adelante Darwin aún requiere varias dosis de confianza. Al inicio del segundo tiempo Oribe Peralta cabeceó el balón cerca de Tiago Volpi, quien hizo una buena atajada y luego el colombiano Quintero voló el esférico. Herrera hizo el mismo gesto que en la pasada Liguilla en cada yerro de Darwin, pero en su gesticulación hizo la seña de un cabezazo, como si reprochara más la falla de Oribe.

Tres puntos en la bolsa para un equipo que tiene como primera obligación ganar, pero el funcionamiento sigue siendo una deuda de Herrera.