Xico, los de la planilla y los del equipo



El alcalde electo de Victoria, Xicoténcatl González Uresti, se adelantó un poco a los tiempos establecidos, pero, no escritos para la designación de su equipo de trabajo, colaboradores, funcionarios o responsables de área con quienes se verá todos los días para cumplirle a los habitantes de la capital y las comunidades rurales que pertenecen a ella.

Al comenzar la semana y tras sus viajes al extranjero, el hombre que frenó en seco la reelección del contador Oscar Almaraz Smer en la presidencia municipal, hizo ver que en breve anunciaría a grupo de colaboradores que tendrá para llevar adelante el plan de acciones que tiene confeccionado y que, se había quedado en el tintero, porque al incursionar como candidato independiente, fue derrotado por el alcalde saliente.

Quizá haya que diferenciar entre los hombres y mujeres con las que gobernará y aquellos que tendrán como misión ejecutar los programas y las acciones que servirán para mejorar la calidad de vida de la población.

Los primeros son sus compañeros de planilla, es decir, los Síndicos y Regidores, en tanto que, los otros serán los Directores de cada área y los Jefes de Departamento o bien los operativos de las acciones contenidas en el Plan.

Los Síndicos son Frida Patricia Escobar Ortiz, que ya ha acudido en representación del alcalde electo a muchos eventos políticos y sociales, en tanto que Luis Torre Aliyán y los suplentes de ambos son Lilian Linares Hernández y José Alfredo Peña Rodríguez, quienes esperarán en forma paciente que los titulares sean llamados a otro tipo de encargo y ellos puedan entrar al quite.

Obvio, al que nadie quiere ver por la Presidencia Municipal cuando comience la actividad gubernamental es a Miguel Mansur Pedraza, quien es alcalde suplente, pero todo mundo está en contra de que se pare por el edificio del 17 Hidalgo, ya que los rollos que él trae nada tienen que ver con la condición de hacer muchas cosas a favor de los victorenses y la ciudad.

Respecto a los otros integrantes de la planilla, los regidores, son 14 y se supone que representan a los sectores sociales y políticos del municipio.

La primera de ellas es Verónica María García Barrón, después de ella, Gerardo Valdez Tovar, Gladys Nery Enríquez Velázquez, el cuarto es Francisco Jesús de la Fuente González y la quinta María Ana Silva López.

Otros que, desde el cuerpo edilicio gobernarán para los victorenses son: Edgar Javier Valdez Saldívar, Miroslava Perales Escalante, Eusebio Arellano Rodríguez, Clara Rosaura Quijano de Gonzaga, Francisco Daniel González Tirado, Sonia Guadalupe Tamez González, Carlos Cabrera Bermúdez, Lucila Carreón Ávalos y Alán Martínez Cepeda.

Por otro lado, los que fueron nombrados este martes en un restaurante de postín, ubicado al norte de la ciudad, fueron aquellos que estarán al frente de las áreas de atención a los ciudadanos, muchos de los cuales tienen a su cargo actividades relacionadas con la entrega recepción del Ayuntamiento y que fueron considerados en el equipo de transición que entró en operación el primer día de este mes de septiembre.

El equipo está compuesto por Daniel Canales González como director de Desarrollo Económico, Isaac Castillo como director de Turismo, Olga Lidia Vázquez Muñiz directora de Limpieza y Anyelin Quintanilla Becerra como directora de Atención Ciudadana.

También María del Socorro Treviño Ramírez como directora de Relaciones Públicas y Paola Álvarez Zavala como directora de Espacios Públicos y Áreas Verdes.

Se trata de siete colaboradores que, si bien es cierto no son los puestos de mayor rango, serán quienes den la cara a los ciudadanos durante los próximos tres años, con la idea de mantener la cercanía con los ciudadanos en todos los niveles, en especial, respecto a los servicios públicos, ya que representan una de las partes más sensibles de la población.

Podrá no atender a los ciudadanos el secretario del Ayuntamiento, el tesorero, el director de Obras Públicas y hasta el secretario particular, pero que las personas se sientan desatendidas por los funcionarios que se nombraron este martes, significaría que las autoridades del municipio se niegan a responder a los compromisos contraídos durante la campaña proselitista.

El punto fundamental de las cosas, es que entre la representación social y la de trabajo, será necesario lograr un alto nivel de convergencia, para que los que pueden llevar la voz del pueblo al Ayuntamiento, tengan cierta autoridad ante los responsables de chambear, para que las cosas se hagan con mayor celeridad y evitar el bochornoso asunto ese del teléfono descompuesto o el de las vueltas y vueltas a las oficinas, sin que nadie resuelva nada, porque eso cansa a los ciudadanos y los vuelca en contra de las personas por las que votaron el día de la elección.

Por cierto, cosas que la gente ya está harta de escuchar en esto de la atención y los servicios que las autoridades deben de hacer y, es echarles la culpa a los otros de que no se avance y menos por aquello de que todo es un mugrerío.

Los ciudadanos de Victoria aspiran a que todos los servicios funcionen mejor a partir de que el alcalde electo, Xicoténcatl González Uresti, llegue a la oficina del 17 Hidalgo y no que sus colaboradores pretexten que no les dejaron nada para cumplir con sus compromisos, porque, en primer lugar, quedó bien claro que será un Ayuntamiento sin deudas, ni a Bancos ni a proveedores.

Además, los que llegan a los cargos públicos ya saben cómo se manejan las cosas para tener eficiencia ante los ciudadanos, porque los funcionarios que se van les enseñan lo elemental.

El dicho dice que, desde que se inventaron los pretextos, se dan largas y más largas a la solución de las demandas sociales, por ello deben extremar cuidados, ya que, es en esta parte cuando los ciudadanos se acuerdan de los candidatos por los que no votaron, en especial de los del PRI, ya que ellos resolvían y nunca cerraban las puertas a las demandas de los gobernados.

La planilla y el equipo de colaboradores de la próxima administración municipal, deben saber que la expectativa de los ciudadanos es muy alta y superar lo realizado por los que salen es un gran reto, más bien, un enorme reto administrativo, político y social.