Vuelve el perro…



Los resultados de la elección del primero de Julio, hicieron recapacitar a los distintos partidos políticos que requieren de un cambio de fondo en su manera de actuar, en su forma de seleccionar a sus candidatos y de hacer democracia, pero sobre todo dar y tomar en cuenta a los electores y a las distintas clases sociales.

Algunos institutos políticos desaparecieron del terreno electoral, ya no existen, otros se aferran a las prerrogativas, no crea usted que a la construcción de una democracia, hay quién aprendió a vivir del dinero ajeno y a pesar de que la sociedad no los ve, ni los escucha, menos vota por ellos, ahora buscan mantener sus registros, porque ello se traduce en dinero.

Aunque el Partido Revolucionario Institucional, no tiene problema para mantener su registro, si tiene un problema serio de la falta de credibilidad. A este instituto político, a quien le falta mucho para renovarse.

A Sergio Guajardo Maldonado, sólo le interesa gastarse con unos cuantos las prerrogativas, a quién quiere escucharlo dice que ya está listo para irse, pero por atrás y hasta en la ciudad de México, implora una segunda oportunidad, tal parece que ahora desea hacerle el novenario al desaparecido Revolucionario Institucional, lo bueno y gracias a Dios y a Morena, se crea un equilibrio de poder y obliga a muchos a renovarse o a morir.

2.-Mientras que los problemas de falta de pago a los maestros continúan por toda la entidad y en todos los niveles,  hay quién en la Secretaría de Educación de Tamaulipas se embolsa casi 100 mil pesitos al mes, sólo por tener cualidades que la madre naturaleza le dio.

Así es como en redes sociales, destrozan y se manifiestan en contra de la encargada del despacho de la Secretaría Técnica de la Secretaría de Educación, a cargo de Héctor Escobar Salazar, quien incluso cedió un espacio de su oficina privada para la eficiente colaboradora.

Brenda Pulido, llegó con todos los honores a ocupar este cargo, aunque sin los conocimientos básicos, pero sí con otras virtudes que sólo la autoridad máxima en la dependencia sabe y acepta, por eso le paga esa exorbitante cantidad, mientras que los maestros de aula siguen padeciendo la falta de pago.

3.-Si la magistrada Emilia Vela González, está decepcionada de la amistad y confianza que un día dio a David Cerda, actual secretario general del Congreso de Tamaulipas, a quien a pesar de los conocimientos inculcados, no le importó manifestar todo tipo de comentarios en contra de quien le enseñó el andar en la vida profesional y del conocimiento jurídico, menos le importará, seguir empecinado en contradecir las órdenes del “soñador” Glafiro Salinas Mendiola, presidente del Congreso.

“El gallo no cantará hoy, hasta que tú hayas negado tres veces que me conoces”, Jesús le dijo a Pedro, y así en este pasaje terrenal, David Niega a Emilia y lo que es peor ahora, el secretario general niega que Glafiro sea su jefe y mantiene un conflicto personal con el presidente de la Junta de Coordinación Política, sólo por el hecho de que ya no le permite conocer de muchos temas del ámbito legislativo y económico de ese poder.

Vaya las “loqueras”del muchacho que ahora funge como secretario general del Congreso, van más allá cuando pretendía que a todos los empleados que se les autorizó una ida al puerto de Tampico, todo pagado por el Congreso, se les descontara el día, cuando Glafiro, lo había  autorizado.

Habiendo tantas cosas por hacer, legislar de a deverás, aumentar la productividad y nivel parlamentario, pero sobre todo, representar dignamente a los ciudadanos, los dos personajes principales del Congreso del Estado, peleando como niños y cobrando como los mejores funcionarios del país, qué poca, pero gracias a Dios y a Morena en el 2019, hay otra elección.

Por cierto ayer en las instalaciones del legislativo, hizo acto de presencia el perdedor en la contienda electoral pasada, Carlitos García González, sí, el ex candidato a presidente municipal en Matamoros, llegó de nuevo a solicitar su incorporación a las actividades parlamentarias después de haber mordido polvo en la tres veces heroica, cuyo triunfo correspondió a Morena.

Las caras largas de los trabajadores no se hicieron esperar ante el posible regreso del arrogante y soberbio “Chito”, quien solicitaba audiencia con el soñador Glafiro, con quien por cierto mantiene algunos roces por el manejo de los dineros legislativos, veremos.

Mi correo joseluis_castillogtz@hotmail.com