Voto Libre y Secreto
Por: Claudia Heredia | 2018-06-24 04:32:17

Exactamente a 8 días de la elección, un suceso que este 2018, ha traído – disculpe usted la expresión- “hambrientos de poder” a más de uno,  que literalmente pelean con la bandera de ser la mejor opción, pero que a punta de golpeteos y guerra sucia se afanan por conquistar un coto de poder, cual acto de canibalismo, se lanzan a devorar al contrario, olvidando toda civilidad y pacto de buen oficio político. Ahí tiene usted asesinatos de candidatos y otros tantos que pretenden llevar hasta la cárcel a sus contrincantes. 

Nos queda claro a los ciudadanos, que los que manejan esa destructiva forma de operar,  están dispuestos a todo con tal de obtener el anhelado voto popular que por supuesto los colme de privilegios y prebendas, de otro modo cómo justifica tan sanguinaria forma de proceder – no digo de hacer política- porque esto solamente honrosas excepciones lo saben desarrollar con magistral escuela.  

¿Quiénes,  de los que andan en campaña, merecen de verdad nuestro voto? Cada quien debe pensarlo muy bien de acuerdo a su preferencia, ideología, criterio o razonamiento, pero lamentablemente habrá también quienes lo hagan movidos por la extrema necesidad y otros más por puro interés individual o de grupo. 

Libre y secreto el voto debe ser, de acuerdo a lo que dicta la ley,  es decir sin manipulación, coacción ni engaño. 

El Código Federal de Procedimientos Electorales (COFIPE) señala claramente en su artículo 4 que votar en las elecciones es un derecho y una obligación y que el voto es universal, libre, secreto, directo, personal e intransferible. 

Así que de los 89.3 millones de mexicanos en aptitud de sufragar, se espera como en cada proceso electoral una entusiasta participación ciudadana y por supuesto vencer al rival más grande: El abstencionismo. 

De este modo, a juicio de quien escribe no debe quedarse en casa, sino salir temprano a emitir su voto libre, evitando ser manipulado por ejemplo, ahí le va: Por cuestiones religiosas, recuerde la separación estado- iglesia, o bien lo que significa  “Al César lo que es al César y a Dios lo que es a Dios”. Votar es un deber cívico, por lo que no se deje llevar por la religión de algunos candidatos que se quieren pasar de listos,  atreviéndose a usar hasta el sagrado libro de la Biblia para ganar votos a su favor. 

Impida también ser coaccionado por motivo económico no habrá despensa o dinero alguno que devuelva la dignidad a quien vote de esa manera, júrelo que lo que pudieran obsequiar para votar por tal o cual candidato,  será cobrado a todos con creces. 

No permita que lo engañen, cuando le digan que son lo que ni por asomo, es decir no caiga en las garras de la mentira y la falsedad cuando bien puede investigar aprovechando que todo está en internet,  un poco de su historia personal y darse una idea objetiva de quién en realidad es cada quién.  

Pero tampoco se deje presionar por motivos laborales o de cualquier otro tipo, que para este y demás casos similares existe la  denuncia ante la FEPADE, (Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales) 

Pero sobre todo lo anterior, la profunda reflexión sobre lo que deseamos para nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos. Que nuestra realidad por supuesto se torne positiva y con probabilidades  para usted y su familia de vivir mejor, al momento que decida al candidato o candidata que nos habrá de representar en cada puesto de elección. Sabiendo de antemano que solamente serán nuestros representantes, no los autores de nuestra felicidad y alegría. 

Por ende, es crucial que por quien vote no haya manejado en campaña cualquiera de las anteriores formas de inducción al voto. Póngase bien listo. 

Sí, estimado lector (a) vote libre y secreto, eso dará la garantía que nuestra democracia sea más fuerte y sólida, dandole una lección a todos los candidatos, de manejarse para la próxima no como “hambrientos de poder”,  sino políticos que eleven la forma de hacer política con voto libre y secreto. 

La autora es máster en derecho público, egresada de UAT- UANL. Abogada, catedrática, escritora y conferencista. Fundadora de Vive Mejor Ciudadano A.C.