“Vota libre y en conciencia…”



Miércoles 27 de junio, de 2018, último día de campañas, a los diferentes puestos de elección popular, sean éstos Federales o Locales, vamos a tener tres días, sin contar el domingo 1 de julio para en nuestras casas, con la familia, en el recogimiento, analicemos por última vez las propuestas de los candidatos a la Presidencia de la República, de los candidatos a senadores, de los candidatos a diputados y a presidentes municipales, pero sobre todo analicemos sus trayectorias, su estilo de vida, su moralidad, y sus valores, porque de la determinación que tomemos, al momento de estar en la casilla electoral, y solos con nuestra conciencia, y votar libremente por el candidato que mejor se acerque a nuestra forma de pensar, estaremos decidiendo el futuro no de la elección, sino de todo México y de nuestros hijos y nuestras familias, ya que de ese voto va a depender todo.

Por primera vez en la historia, reciente, esta elección presidencial, será la más controvertida, puesto que no sólo votaremos por uno u otro candidato, sino que estará en juego el destino de México, ya que si bien es cierto existe un hartazgo en la sociedad, que nos está llevando a buscar un cambio, también existe una preocupación, hacia lo que representa la opción que ofrece ese cambio, ya que por un lado si votamos por uno u otro de los candidatos de los partidos que han gobernado nuestro país, vemos que existe mucha corrupción, y no se vislumbra voluntad política para acabar con ella debido a los múltiples compromisos y enconos que se dan entre ellos mismos; y por otro lado, la alternativa es la de un candidato que viene de la misma cuna de los partidos que ahora combate, y se dice y se comprueba que la mayoría de sus integrantes es lo mismo del partido que tiene satanizado, y que por el solo hecho de que ahora lo apoyan, se han visto purificados por el santón que dirige ese partido que él mismo fundó, como una franquicia familiar.

Son nueve partidos políticos registrados a nivel nacional, pero de conformidad con la legislación electoral, ahora esos mismos partidos se han unido en frentes de tres partidos cada uno, dejando a un lado ideologías, y doctrinas, propias de cada uno de ellos, haciendo una mezcolanza entre izquierdas y derechas, confundiendo a los electores, puesto que no saben que, votando por un partido de derecha ahora están votando por la izquierda, lo que hasta dentro de los mismos partidos han perdido su identidad, puesto que ahora se mezclan enemigos o antagonistas de siempre, sólo para buscar no el bien común sino el bien particular de sus candidatos o dirigentes.

Por otra parte un solo candidato “independiente” estará en la boleta electoral, aun y cuando el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación determinó que sí había reunido en forma fraudulenta los apoyos para contender como candidato, pero no determinó que su votación fuera anulada, como sí pasó con la candidata que pudiera decirse que sí logró el apoyo ciudadano para ser candidata y que luego renunció sin declinar por ningún otro, y que el TRIFE determinó que los votos emitidos a su favor serían nulos, porque ya no era candidata.

Así las cosas, lo que nos corresponde hacer ahora dado que frente a la encrucijada que representan las elecciones del presente 2018, el Sinarquismo manifiesta su convicción de que el bien de México está por encima de los intereses particulares o de grupo y que, por ello, ante la inexistencia de partidos con autoridad moral y verdaderamente representativos de la pluralidad nacional, lo conveniente es sufragar bajo el PRINCIPIO DEL MAL MENOR.

Con independencia del resultado electoral, el Sinarquismo convoca a que nos preparemos para emprender una lucha valiente y dinámica que culmine con la supresión del actual régimen de partidos, y con el advenimiento de un nuevo sistema que sí posibilite la existencia de la democracia integral y humanista, inspirada en los principios del social cristianismo…”

   Así que analicemos las personas y sus trayectorias, su estilo de vida, su moralidad, y sus valores, porque de la determinación que tomemos, al momento de estar en la casilla electoral, y solos con nuestra conciencia, y votar libremente por el candidato que mejor se acerque a nuestra forma de pensar, estaremos decidiendo el futuro no de la elección, sino de todo México y de nuestros hijos y nuestras familias, ya que de ese voto va a depender todo, y para hacer lo que nos corresponda … ¡Aquí estamos!

alvarezfj.2@gmail.com