¿Volverá el Gallo colorado…?
Por: Francisco Javier Álvarez de la Fuente | 2018-08-02 23:12:41



 

 

La Unión Nacional Sinarquista, a través de sus 81 años de lucha, se ha destacado, por ser fundadora de Partidos Políticos, Uniones de Usuarios, Sindicatos Campesinos y Obreros, Cajas Populares, Cooperativas, etc., y en esta ocasión trataremos el tema de que la Unión Nacional Sinarquista en los últimos tiempos sobre todo en el último cuarto de siglo XX, impulsó un partido político, el DEMOCRATA MEXICANO.

El partido demócrata mexicano, que estuvo vigente de 1979 a 1997, dio mucho de qué hablar, con tres participaciones en tres legislaturas federales y muchos diputados locales en diversos estados de la República, lo mismo que un gran número de presidencias Municipales.

En 1979 participó por primera vez con candidatos al Congreso de la Unión logrando una bancada de diez Diputados Federales, en 1982, jugó con Candidato a Presidente de la República siendo su abanderado Ignacio González GOLLAZ, LLEVANDO A LA Cámara de Diputados una cantidad de doce Diputados, en 1985 consiguió nuevamente doce Diputados con la que la Fracción Demócrata se vio fortalecida.

En 1898 con Gumercindo MAGAÑA Negrete a la Presidencia de la República, el Demócrata Mexicano fue privado arbitrariamente de su registro, por el solo hecho de no sujetarse a las reglas impuestas por Salinas De Gortari, quien quería que los del Partido del Gallo Colorado, se convirtieran en sus “paleros” y aplaudidores y por negarse a ello le costó el registro como Partido Político Nacional y por tanto no se obtuvo ningún Diputado Federal.

Pero como lo hace un verdadero Gallo de Pelea, se levantó y amenazó y cumplió aquel grito de “Volveremos”, que se escuchó en toda la Patria, y para la elección de 1991 ya estábamos en la palestra nuevamente, pero seguía Salinas en el poder y dejó sentir nuevamente sus malas artes y otra vez impidió arteramente que el Demócrata Mexicano, conservara el registro.

Y nos quebró pero no nos dobló y si ponían candados traíamos cerrajero y para la contienda de 1994 volvimos a participar, demostrando que la ciudadanía apoyaba la ideología social cristiana que es el fundamento tanto de la Unión Nacional Sinarquista como del que fue su brazo Político, pero era muy difícil luchar contra las malas artes de quien fue el enemigo a vencer como lo era el PRI en ese entonces y sobre todo representado por Salinas De Gortari y por tercera ocasión se cometió el fraude en contra de quien votó por el entonces Candidato a Presidente Pablo Emilio MADERO.

Y se redobló el esfuerzo y nuevamente nos lanzamos a la calle a realizar asambleas y conseguir recuperar el registro del Demócrata Mexicano y para 1997, participamos con registro con el Gallo Colorado, y como en las anteriores contiendas, al quitarnos el registro se modificaba la ley electoral, todo con el fin de que encontráramos más trabas para recuperar el registro del Demócrata Mexicano, en esta ocasión se estableció en el entonces COFIPE, que cuando un partido perdiera el registro no debía hacer trabajo para participar en la elección próxima sino que debería dejar pasar una elección o sea no a los tres años sino a los seis para iniciar trabajos de recuperación, y como dijimos antes para abrir candados se necesita cerrajero y a eso se recurrió y en el Congreso Nacional se determinó, dar por concluido el Partido Demócrata Mexicano, y la creación por parte de muchos sinarquistas de un nuevo partido político el Alianza Social, solo que éste ya no con el apoyo institucional de la Unión Nacional Sinarquista, pero sí con la participación en forma personal de la gran mayoría de los sinarquistas.

Los sinarquistas conocemos muy bien la historia del gallo colorado porque nosotros lo construimos como brazo político del Sinarquismo, por lo tanto, es y será patrimonio histórico de nuestro movimiento.

En virtud de lo anterior es preciso aclarar que la decisión de buscar nuevamente el registro del Gallo Colorado corresponde única y exclusivamente al Sinarquismo y a los Sinarquistas, mediante el cumplimiento riguroso de su proceso estatutario.

        Y como sinarquista que soy, al igual que muchos mexicanos que conocen y quieren el Gallo Colorado, estaremos prestos a sumarnos a los trabajos que se requieran, cuando los cuerpos colegiados de nuestra organización, así como nuestra Asamblea Nacional, analicen en su momento la conveniencia o no, de registrar nuevamente al Partido Demócrata Mexicano, puesto que para acatar esa decisión … ¡Aquí estamos!  

Alvarezfj.2@gmail.com