Víctimas: Asignatura Pendiente



 

Uno de los retos más significativos de nuestro sistema jurídico penal, sin duda lo es el tema de las víctimas. Una asignatura pendiente con todas sus letras dentro del esquema de reparación del daño a quienes sufren un menoscabo en su persona o en sus bienes. 

En la comisión del delito, a juicio de quien escribe, la víctima ocupa un lugar secundario en los procesos, a grado de convertirse en la gran olvidada. Jueces y fiscales concentran sus trabajos en la aplicación estricta del derecho con una técnica procesal que a decir verdad escapa la dimensión del dolor y la impotencia que experimentan las personas ante un suceso delictivo. 

No me crean, pregunten ustedes estimados lectores a quienes desafortunadamente han vivido en carne propia el daño o afectación por alguna conducta delictuosa.  Sus experiencias son “historias dignas” pero de no contarse, cuando nos percatamos de lo  desgarrador y el impacto negativo que trastoca en lo profundo sus vidas y las de sus familias. 

A todo esto, ¿Dónde quedan sus derechos humanos? Porque muy importante es saber que no solamente corresponde a los indiciados o acusados, tal como la sociedad en general tiene esa percepción. 

Las personas víctimas de un delito, lo que quieren es justicia, eso es razonable como legítimo, en nuestro orden legal, o sea que se castigue al culpable y no quede impune, pero además anote usted esto: Se le repare el daño. 

¿En cuánto consideraría usted estimado lector, pudiéramos tasar el daño para quedar “reparado”? 

Efectivamente no es cosa de dinero, sino de dignidad, y ahí precisamente empieza el respeto de sus derechos fundamentales, por lo que al aparato público a través de las autoridades ministeriales y judiciales corresponde garantizarlo. 

La pregunta obligada ¿Seestá cumpliendo? No se preocupe, todo está en la ley, la Constitución y los Tratados, por lo que técnicamente no debiera existirni por asomo una violación de derechos humanos a las víctimas, que vendría constituyendo una re victimización. 

El artículo 20 Constitucional, por ejemplo, señala en su inciso “C” que dentro de los derechos de la víctima u ofendido se encuentran: Desde recibir asesoría jurídica y ser informado de sus derechos, también a que se le brinde atención médica y psicológica, resguardo de su identidad y por supuesto la reparación del daño. 

Ahora bien, con la intensaola de violencia sin precedente en nuestro país y el mundo, donde delitos de alto impacto como el secuestro, trata de personas y el homicidio registra estadísticas estratosféricas, la ciudadanía no podemos simplemente vivir tranquilos. Eso es algo que por cierto debería escucharse con la debida seriedad del caso, en los Foros por la Pacificación, emprendidos recientemente a nivel nacional. Eso sí, nada de “borrón y cuenta nueva” para no tener que decir: Víctimas: Asignatura pendiente. 

Autora es máster en derecho público, egresada de UAT- UANL. Abogada, catedrática, escritora y conferencista. Fundadora de Vive Mejor Ciudadano A.C.